Farmanews.com

Notas de Prensa  

Trasplantes. 24 de octubre de 2016
El farmacéutico de hospital, clave para disminuir la variabilidad en los niveles de los inmunosupresores en el organismo del paciente trasplantado

La atención farmacéutica hospitalaria al paciente trasplantado permite mejorar su adherencia al tratamiento y contribuye a reducir las tasas de rechazo del injerto

  • Una adecuada terapia inmunosupresora es fundamental para la supervivencia del órgano trasplantado.

 

  • Nuevos datos de estudios en vida real con Advagraf® han demostrado que su formulación de liberación prolongada consigue mejorar el cumplimiento del tratamiento y reducir la variabilidad en los niveles del fármaco en el organismo1,3.

 

  • El abordaje multidisciplinar dentro y fuera del hospital es imprescindible para garantizar los cuidados adecuados en los pacientes trasplantados.

Gijón, 24 de octubre de 2016.- El farmacéutico de hospital es una figura clave dentro del equipo multidisciplinar que trabaja para garantizar la supervivencia del injerto en los pacientes trasplantados. Su aportación es imprescindible no sólo por su conocimiento en farmacoterapia y su aplicación a cada paciente, sino también para mejorar la adherencia al tratamiento y contribuir así a reducir las tasas de rechazo del injerto. Así lo han puesto de manifiesto los especialistas reunidos durante el Symposium “Papel del farmacéutico hospitalario en el abordaje integral del paciente trasplantado”, organizado por Astellas Pharma, que ha tenido lugar en el 61 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH).

 

En este sentido, la doctora María Antonia Mangues, directora del Servicio de Farmacia del Hospital Sant Pau (Barcelona), concreta que, “el farmacéutico de hospital orienta su actividad asistencial a potenciar el buen uso de los medicamentos y, en el caso del paciente trasplantado, incluye disminuir la variabilidad en los niveles de los inmunosupresores en el organismo del paciente”. Como explica, “estos fármacos tienen margen terapéutico estrecho y comportamientos farmacocinéticos variables. Y precisamente la monitorización farmacocinética de los medicamentos con margen terapéutico estrecho está entre nuestras competencias”. Conocer el comportamiento farmacocinético de los inmunosupresores permite anticipar como se absorben, distribuyen y eliminan y utilizar esta información para individualizar sus dosis.

 

Al respecto, y como afirma el doctor Lluís Guirado, jefe de la Unidad de Trasplante Renal de la Fundación Puigvert (Barcelona), “la variabilidad de la medicación unida a la falta de adherencia al tratamiento son las principales razones por las que se pierden los órganos trasplantados”.

 

No obstante, y como demuestran distintos estudios, los nuevos regímenes de tratamiento están teniendo efectos beneficiosos en el objetivo de lograr un correcto manejo de la inmunosupresión, así como una mejor adherencia por parte del paciente. En concreto, el Dr. Lluis Guirado es autor de los estudios EVOLUTION y REVOLUTION, realizados en práctica clínica habitual en los que han participado 1.800 pacientes pertenecientes a las 22 Unidades de Trasplante Renal en España y cuyos resultados se han presentado en el marco del Symposium1,2.

 

En el trabajo se estudia durante tres años la evolución de los pacientes tras el cambio de la pauta de medicación con Prograf® a Advagraf® y como concluye el Dr. Guirado, “Advagraf®, gracias a su formulación de liberación prolongada y con una sola toma al día, mejora la adherencia al tratamiento por parte del paciente, lo que conlleva menos oscilaciones en los niveles de inmunosupresión y por consiguiente una mejor preservación de la función renal”. Además, de los 1.800 pacientes un 99,6% ha preferido ésta nueva formulación de tacrolimus1,2.

 

Este experto también ha presentado los resultados en la práctica clínica habitual de un análisis retrospectivo de datos publicado en el American Journal of Transplantation (AJT). “Los mismos muestran que los pacientes con trasplante hepático que recibieron tratamiento con Advagraf® experimentaron una notable mejora en la supervivencia del injerto a los tres años del trasplante frente a los que recibieron tacrolimus de liberación inmediata”4.

 

El análisis se ha realizado con datos del Registro Europeo de Trasplante Hepático (ELTR), uno de los registros independientes sobre trasplante de hígado más extensos de Europa ya que recoge el 98% de la información generada por 153 centros de 27 países europeos que realizan este tipo de intervención4.

 

A la vista de los resultados, el doctor Poveda destaca que, “este tipo de estudios, que presentan datos de la vida real, son vitales para nosotros, ya que podemos obtener resultados clínicos en una población diversa que refleja el rango y la distribución de los pacientes observados en la práctica clínica. Además, permiten estimar los riesgos y beneficios de un medicamento o de una nueva intervención a largo plazo. En definitiva, ofrecen información complementaria a la obtenida de los ensayos clínicos”.

 

Manejo de la inmunosupresión

Para que el paciente tolere bien el órgano del donante tiene que bajarse su nivel de inmunocompetencia mediante fármacos inmunosupresores. “Con estos fármacos hay que ser muy estrictos en su dosis y en las horas de administración. Al tener un margen terapéutico muy estrecho el paciente puede exponerse a sufrir un rechazo si no toma la medicación a tiempo o se salta las dosis, o bien ser más propenso a tener infecciones o que aparezcan tumores si toma el fármaco antes de tiempo o más dosis de la debida”, explica el doctor Guirado.

 

Por tanto, la monitorización farmacocinética que lleva a cabo el farmacéutico de hospital contribuye a que los niveles del fármaco estén dentro de su margen terapéutico, “incluyendo el estudio de posibles interacciones con otros medicamentos que pueda estar tomando el paciente”, añade la doctora Mangues.

 

Así, “un elemento necesario para asegurar la atención al paciente trasplantado es la implicación activa del farmacéutico de hospital en el equipo multidisciplinar, así como su formación en fisiopatología y en farmacoterapia del trasplante. Por ejemplo, en el caso de la farmacocinética clínica hay que conocer muy bien los inmunosupresores que se utilicen en cada tipo de trasplante, el perfil de paciente que se trasplanta, etc.”, señala el doctor José Luis Poveda, director del Área Clínica del Medicamento del Hospital La Fe (Valencia).

 

Adherencia terapéutica

Hay que tener también en cuenta que los pacientes trasplantados siguen tratamientos crónicos. “Si el paciente olvida tomar el tratamiento inmunosupresor o considera que ya no lo necesita está poniendo en riesgo la supervivencia del órgano trasplantado”, afirma la doctora Mangues. El farmacéutico del hospital identifica aquellos factores del paciente que pueden comprometer el cumplimiento del tratamiento y los debate con el equipo asistencial y con el propio paciente en busca de soluciones. En este sentido, se trabaja un modelo coparticipativo en el que se persigue que el paciente asuma el compromiso del autocuidado y de un seguimiento farmacoterapéutico adecuado.

 

Muchos pacientes trasplantados son mayores polimedicados o personas que no tienen apoyo familiar. “Pueden tener que tomarse más de 14 pastillas al día a distintas horas y es normal que les cueste hacerlo bien”, indica el doctor Guirado.

 

Por estas razones, la atención farmacéutica al paciente trasplantado debe extenderse más allá del alta hospitalaria. “Para ello se requiere también la implicación del farmacéutico de atención primaria y de los farmacéuticos comunitarios”, considera la doctora Mangues. De esta manera, poder contar con el compromiso del paciente y el abordaje multidisciplinar dentro y fuera del hospital son imprescindibles para garantizar los cuidados adecuados.

 

En conclusión, para el doctor Poveda, “es un hecho que la aportación del farmacéutico en el cuidado del paciente trasplantado es muy relevante, tanto por las consecuencias clínicas como fármaco-económicas. Una mayor duración de los injertos supone un importante ahorro económico al sistema sanitario porque el fracaso del trasplante y la vuelta del paciente a diálisis tiene mayor coste que el derivado en condiciones normales por un paciente trasplantado”.

 

Astellas Pharma

Astellas Pharma es una compañía farmacéutica internacional cuyo objetivo es contribuir a mejorar la salud de los pacientes mediante el desarrollo y comercialización de productos farmacológicos innovadores y fiables. Astellas está a la vanguardia del cambio en la atención sanitaria con el objetivo de convertir la ciencia innovadora en valor para los pacientes. Para más información, visite nuestra página web www.astellas.es

 

Referencias

  1. Guirado et al. Medium-term renal function in a large cohort of stable transplant recipients converted from twice-daily to once-daily tacrolimus. Transplantation Direct, 2015;1; e24; doi:10.1097/TXD.0000000000000536 Publ 5th Aug
  2. Guirado L, Cantarell C, Franco A et al. Efficacy and safety of conversion from twice-daily to once-daily tacrolimus in a large cohort of stable kidney transplant recipients. Am J Transplant 2011;11(9):1965-1971
  3. Kuypers DRJ, Peeters PC, Seenesael JJ, Kianda MN, Vrijens B, Kristanto P et al. for the the ADMIRAD study team. Improved adherence to tacrolimus once-daily formulation in renal recipients: a randomized controlled trial using electronic monitoring. Transplantation 2013; 95(2): 333-340
  4. Adam R, Karam V, Delvart V, et al. Improved survival in liver transplant recipients receiving prolonged-release tacrolimus in the European Liver Transplant Registry. Am J Transpl 2015; doi: 10.1111/ajt.13171

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   


Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.