Farmanews.com

Notas de Prensa  

Medicina Familiar y Comunitaria. 28 de octubre de 2008

Médicos de familia analizan en Málaga cómo detectar el maltrato en los mayores

Las jornadas dedican un taller a cómo intervenir el maltrato a las personas mayores, un problema creciente debido al elevado índice de envejecimiento y al incremento de la tasa de dependencia, principal factor de riesgo
Un 5% de los ancianos españoles, es decir unos 300.000 mayores, sufre algún tipo de maltrato
La mayoría de los casos no denuncian por depender emocional o económicamente de su agresor
El maltrato por negligencia es el más frecuente, producido en un 49% de los casos, pero también se producen abusos psicológicos (30%), económicos (30%) y físicos (25%)

Málaga, 24 de octubre de 2008.- Los expertos aseguran que el maltrato en las personas mayores se observa en todas las clases sociales y en cualquier nivel socioeconómico. En más de la mitad de los casos, los maltratadores son los hijos y en torno al 10% de las ocasiones están implicados los cónyuges. La cercanía y accesibilidad de los médicos de familia facilita la intervención sobre este problema. ?Vemos en la consulta a paciente y cuidador, los hijos en la mayoría de los casos, y también los vemos en el domicilio. Desempeñamos un papel clave para prevenir el problema y para detectarlo a tiempo?, afirma el doctor Juan Manuel Espinosa, coordinador del Grupo de Atención al Mayor de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC) y coordinador del taller dedicado a cómo actuar ante el maltrato en los ancianos en Atención Primaria dentro de las Jornadas de Actualización en Medicina de Familia, que estos días se celebran en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga y que han sido organizadas por la Sociedad Española y Andaluza de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC y SAMFIC) con la colaboración del Instituto de Formación Novartis.

Un 5% de los ancianos españoles, es decir unos 300.000 mayores, sufre algún tipo de maltrato, que en la mayoría de los casos no denuncian por depender emocional o económicamente de su agresor. El progresivo envejecimiento de la población (más patología, más dependencia, más necesidades de cuidados,...) contribuirá a que este problema aumente aún más en los próximos años. En España, se calcula que uno de cada cinco homicidios de ancianos se produce en el seno de la familia. El concepto de maltrato incluye el abuso físico (25% de los casos), psíquico (30%), sexual y económico (30%), aunque el más frecuente es el maltrato por negligencia (49%), es decir el provocado por fallos o por omisión en la provisión de cuidados que requiere el mayor. Por tanto, asegura el doctor Espinosa, ?si como indican los estudios disponibles, hay un porcentaje importante de personas mayores que podrían estar sufriendo abusos o negligencias, eso significa que los médicos de familia tendremos en nuestro cupo un número significativo de pacientes con este problema, circunstancia que debemos tener muy en cuenta?.

Por ello, como señala el doctor José Zarco, director del Comité Académico de las Jornadas, es fundamental seguir trabajando para que la violencia que se produce en el hogar deje de ser definitivamente un asunto privado y se perciba como un problema de salud pública. ?Para los profesionales sanitarios, son imprescindibles cursos y talleres, como el que se impartirá en esta jornada, si queremos dar una respuesta eficaz de abordaje e intervención desde el sistema sanitario. Desde semFYC llevamos años trabajando y creando herramientas que sirven actualmente a los médicos de familia para identificar un caso de maltrato a través de la entrevista clínica, en un contexto de cercanía, confianza y conocimiento del medio tanto social como familiar en el que viven nuestros pacientes mayores. Se estima que sólo se detectan el 10-15% del total de todos los casos existentes?.

Mayor sensibilidad entre el colectivo médico
La sensibilización del colectivo médico es imprescindible. ?Tenemos que tener en mente el problema para ser capaces de detectarlo y, por tanto, de reducir las tasas de infradiagnóstico que se producen en los ancianos. Si no hay lesiones evidentes, los mayores difícilmente van a expresar este problema?, señala el doctor Espinosa.

Para evitar una situación de maltrato antes de que se produzca, es preciso conocer los factores de riesgo que presentan tanto el potencial maltratador como el futuro maltratado. En el caso de la persona mayor, las posibilidades de sufrir malos tratos aumentan a medida que empeora su deterioro físico y psíquico. Otros factores importantes son, según el doctor Espinosa, los antecedentes familiares. ?En familias donde madres o padres han sido maltratadores, con más frecuencia ellos mismos van a recibir posteriormente abusos. Por otra parte, el aislamiento social, relacionarse sólo y exclusivamente con el cuidador, también eleva el riesgo de sufrir maltrato?.

Desde el punto de vista psicológico, se especifican tres tipos de maltratadores: los hostiles, porque han sido maltratados previamente por el anciano que ahora cuidan; los autoritarios, que son intransigentes con las incapacidades de la persona mayor; y los dependientes económicamente del anciano.

Signos de alerta
En los casos de negligencias, el signo más frecuente es el descuido, la falta de aseo (sobre todo en contraste con el cuidador o su entorno), desnutrición, ropa inadecuada, etc. En el maltrato físico, los profesionales deben sospechar de las contusiones en las muñecas y hombros, de hematomas periabdominales, quemaduras, e incluso caídas de repetición y fracturas múltiples. Cuando el abuso es de carácter psicológico, los mayores manifiestan sus miedos y temores con confusión, llanto injustificado o en forma de depresiones que no acaban de serlo. ?A veces, acudimos al domicilio y observamos una vigilancia y cuidado extremos por parte del cuidador, demasiado pendiente de todo, y al mismo tiempo podemos descifrar en la mirada del anciano una petición de ayuda?.

A medio y largo plazo, el perfil de cuidador está cambiando y cambiará. La diversidad en los modelos familiares y la incorporación de la mujer al mundo laboral ha supuesto una disminución de los cuidadores informales, papel tradicionalmente asumido por las mujeres de la familia. Cada vez habrá más cuidados formales a cargo de instituciones o profesionales contratados. Según el doctor Espinosa, si hay un apoyo formal, es más difícil que el cuidador acabe convertido en un maltratador. ?Los cuidadores que dedican las veinticuatro horas del día a atender a estos pacientes, que no tienen relaciones sociales ni desarrollo laboral posible, son los que tienen más riesgo, en un momento dado, de caer en el abuso de drogas y ansiolíticos y acabar maltratando a la persona que precisamente más quieren y a la que están dedicando su vida?.

Diferente a la violencia de género
El doctor Espinosa asegura que el maltrato en el anciano no tiene nada que ver con el maltrato de género. De hecho, insiste, el abuso al mayor lo realiza casi siempre una mujer y sucede fundamentalmente porque hay un cansancio por parte del cuidador. ?Por eso, cuantas más ayudas reciba el cuidador, menos posibilidades de que se produzca el maltrato?.

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   


Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.