Farmanews.com

Notas de Prensa  

Nutrición. 05 de julio de 2017
Estas investigaciones científicas serán de gran utilidad para planificar futuros estudios centrados en la importancia de la hidratación

La Cátedra Internacional de Estudios Avanzados en Hidratación recopila 25 estudios para comprender el impacto de la hidratación en la salud

En épocas de calor excesivo como está ocurriendo este verano en muchos puntos de España, la ingesta de líquidos debe incrementarse para mantener el bienestar físico y cognitivo. En este sentido, el agua como bebida, junto con la contenida en los alimentos, ha de garantizar nuestra correcta hidratación a lo largo de todo el año, pero especialmente en el periodo estival. Aunque se pueden tomar otras bebidas, es fundamental beber de 4 a 6 vasos de agua al día para mantener un buen equilibrio entre el contenido de agua que ingresa al organismo y las pérdidas de líquidos. 

Tal es la importancia de la ingesta de líquidos, que la Cátedra Internacional de Estudios Avanzados en Hidratación (CIEAH) ha editado recientemente un número especial en la revista Nutrients que reúne alrededor de 25 artículos, todos ellos centrados en hidratación, realizados en diferentes contextos y poblaciones alrededor del mundo. Así se recoge en la primera Newsletter publicada por esa institución científica, que cuenta con el auspicio del Instituto Universitario de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

 

“Sin duda alguna, los trabajos del presente volumen constituyen un hito valioso para comprender los impactos de la hidratación en la salud y la enfermedad y serán útiles para la planificación de futuros estudios”, apunta el Prof. Lluís Serra-Majem, director de la Cátedra Internacional de Estudios Avanzados en Hidratación y Catedrático de Medicina Preventiva de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

 

Importancia de una correcta hidratación en verano

 

“Una correcta hidratación, sobre todo en verano, es fundamental para evitar calambres, golpes de calor o incluso hospitalizaciones”, explica el director de la CIEAH. “Hay que tener en cuenta que la deshidratación se ha definido como la comorbilidad más común que se asocia a varias enfermedades, que engloban el 14% de todas las hospitalizaciones. Además de su impacto clínico individual, la deshidratación también representa un importante problema de salud pública ya que conlleva una carga económica significativa, puesto que, dependiendo del grado de deshidratación, los costes de hospitalización de estos pacientes pueden incrementarse entre el 7 y el 8,5%”. 

 

En este sentido, para evitar posibles deshidrataciones en épocas de altas temperaturas, el Prof. Serra-Majem resalta que “es aconsejable evitar salir a la calle en las horas más calurosas del día, proteger la cabeza del sol, reducir la intensidad y duración del ejercicio, asegurar una adecuada ingesta de líquidos a lo largo de todo el día, beber regularmente o saber cómo reconocer síntomas de deshidratación tales como los golpes de calor, los dolores de cabeza, la fatiga o la sed”.

 

Nueva publicación divulgativa

La primera Newsletter de la CIEAH es una publicación divulgativa que destaca la importancia de mantener una hidratación adecuada, especialmente en condiciones ambientales de calor.  El agua es el principal componente del cuerpo humano. Es esencial para gran cantidad de procesos fisiológicos y tiene acción directa en el mantenimiento de la temperatura corporal.

Esta publicación, que será trimestral y gratuita es una de las vías de conocimiento de las actividades que se llevan a cabo desde la CIEAH. Uno de sus objetivos principales es el de mantener actualizado a sus seguidores. Se trata de una publicación periódica de contenido relevante elaborada por profesionales especialistas en los diferentes temas específicos que la CIEAH aborda. La idea es que esta Newsletter genere un lugar especial y novedoso que permita una comunicación directa, constante y de interés.

 

En palabras del Prof. Lluís Serra-Majem, “el agua desempeña un papel importante en nuestro organismo. Es el componente mayoritario de las células del cuerpo y también protege y es lubrificante para el cerebro y las articulaciones. Asimismo, el agua transporta los nutrientes a las células del cuerpo y se encarga de retirar de las mismas los residuos o sustancias de desechos. También ayuda a regular la temperatura corporal mediante la redistribución del calor desde tejidos activos hasta la piel y mediante el enfriamiento del cuerpo a través del sudor”.

Además, “el cuerpo necesita agua para sobrevivir y funcionar correctamente. Los humanos sólo pueden sobrevivir unos pocos días sin beber agua -dependiendo del clima, los niveles de actividad física y otros factores- mientras que se puede sobrevivir sin otros nutrientes durante semanas o meses”, explica el Prof. Lluís Serra-Majem. “La recomendación para la población general es clara: el agua debe ser el eje de nuestra hidratación. Aunque se pueden tomar otras bebidas durante el día, es fundamental beber de 4 a 6 vasos de agua al día para reponer las pérdidas de líquidos y saciar la sensación de sed, poniendo especial atención en aquellas personas particularmente susceptibles a reacciones de calor como niños, ancianos, personas con movilidad reducida, etc.”.

 

Beneficios de una adecuada hidratación

En la página web de La Cátedra Internacional de Estudios Avanzados en Hidratación se enumeran algunos de los beneficios más importantes de la hidratación:

 

  • Cerebro: Una adecuada hidratación es importante para un funcionamiento correcto del cerebro. Cuando estamos adecuadamente hidratados, sus células reciben sangre oxigenada y, de este modo, el cerebro se mantiene alerta.
  • Células: La hidratación del cuerpo es importante para transportar hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales, así como oxígeno, a las células. De esta forma, ellas son capaces de producir la energía necesaria para un buen funcionamiento del cuerpo.
  • Tracto digestivo: La hidratación juega un papel importante en la digestión de la comida y en la absorción de nutrientes en el sistema gastrointestinal. El agua es necesaria en la disolución de nutrientes para que estos puedan ser absorbidos por la sangre y transportados a las células. Una hidratación insuficiente hará que el proceso digestivo sea más lento y una mala hidratación crónica puede producir estreñimiento, ya que se lentifica la velocidad del paso de las heces a través del tracto intestinal.
  • Corazón: Los líquidos son importantes para el funcionamiento del corazón y una buena regulación del balance de agua es esencial para mantener la tensión arterial dentro de unos límites saludables. La deshidratación reduce el rendimiento cardiaco, lo cual puede aumentar la frecuencia cardiaca y causar una bajada de tensión.
  • Riñones: El consumo adecuado de agua es esencial para que los riñones funcionen bien, ayudándolos a eliminar residuos y nutrientes innecesarios a través de la orina. Los riñones regulan los niveles de agua del cuerpo aumentando o reduciendo el flujo de orina y también controlan los niveles normales de sodio y otros electrolitos.
  • Músculos y articulaciones: El agua actúa como un lubrificante para los músculos y las articulaciones: ayuda a protegerlos y a que funcionen correctamente. Estos, junto con los huesos, son necesarios para estar de pie, para sentarse, moverse y realizar todas las actividades diarias. Entre un 70 y un 75% del músculo está compuesto de agua. El mantenimiento de un balance adecuado de agua es esencial para un funcionamiento óptimo y un buen rendimiento físico.
  • Piel: La piel constituye una barrera contra agentes patógenos y contribuye a prevenir el desarrollo de procesos infecciosos y alérgicos. Existe la creencia de que una adecuada hidratación ayuda a humedecer los tejidos del cuerpo y a preservar la elasticidad, suavidad y color de la piel, aunque esto no se ha investigado en profundidad.
  • Temperatura: El agua corporal juega un papel importante como termorregulador, equilibrando la temperatura global del cuerpo mediante la disipación del calor. Si el cuerpo se calienta demasiado, pierde agua a través del sudor y la evaporación en la superficie de la piel. El sudor es la forma más efectiva de prevenir el sobrecalentamiento del cuerpo.

 

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   

No hay próximas convocatorias
Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.