Farmanews.com

Notas de Prensa  

Epidemiología. 15 de enero de 2009

El tratamiento con antivirales acorta en un 37% el proceso gripal

Los antivirales son medicamentos dirigidos al tratamiento de la gripe y la reducción de sus síntomas que actúan frente a los virus más comunes de esta enfermedad.

La gripe es una enfermedad seria que, si no se trata, puede conllevar graves complicaciones. Sin embargo y a pesar de la opinión de los expertos, tan solo un 1% de los españoles considera que la gripe puede acarrear problemas mayores.

Los tratamientos antibióticos están destinados a combatir infecciones causadas por bacterias, no por virus. Por esto, no son eficaces contra el virus de la gripe, puesto que no mejoran los síntomas, no evitan el contagio y no aceleran la curación

Fiebre, dolores musculares, agotamiento, malestar, general severo y cefaleas son los síntomas que entre el 5 y el 10 por ciento de los habitantes de las grandes poblaciones experimentan con la llegada la época invernal.
Se trata ni más ni menos que de un proceso gripal, uno de los principales problemas de salud pública en estas épocas del año que supone el 10 por ciento de las bajas laborales y hace que los ingresos hospitalarios lleguen a duplicarse.
Además, la mayoría de los adultos sanos puede infectar a otros desde un día antes de comenzara a experimentar los síntomas de la gripe y hasta cinco días después de enfermar. De hecho, en ocasiones, una persona puede contagiarse tocando algún objeto infectado por este virus.
Éste es uno de los motivos por los que una prevención adecuada antes de contraer la gripe, y un tratamiento óptimo una vez que el virus ya ha infectado, son de gran importancia para reducir los síntomas y controlar la enfermedad.
Por este motivo, un tratamiento adecuado de la enfermedad con fármacos antivirales podría reducir este proceso gripal hasta en un 37 por ciento, lo que implica una reducción también del absentismo laboral provocado por una gripe (que hace que se falte una media de cinco días al trabajo) e incluso de las visitas al hospital.
Los antivirales son medicamentos dirigidos al tratamiento de la gripe y la reducción de sus síntomas que actúan frente a los virus más comunes de esta enfermedad. Administrados de forma eficaz, también se consigue las complicaciones secundarias provocadas por esta enfermedad, como la bronquitis, la neumonía o la sinusitis, se reduzcan hasta en un 67 por ciento.
Según explica el Doctor José María Eiros, virólogo del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, ?además de la vacunación preventiva, en la actualidad los tratamientos antivirales, administrados durante las primeras 48 horas de la aparición de la enfermedad, permiten moderar su intensidad, acortar el proceso gripal y reducir sus posibles complicaciones?.
Para lograr una completa eficacia, los antivirales deben administrarse en las 48 horas posteriores a la aparición de los primeros síntomas, por lo que cuanto antes se empiece el tratamiento, mejores serán los resultados para el paciente. De esta forma, también se puede reducir la sintomatología clásica de la gripe en cifras que rondan el 38 por ciento.


Tratamiento no adecuado
La gripe es una enfermedad seria que, si no se trata, puede conllevar graves complicaciones. Sin embargo y a pesar de la opinión de los expertos, tan solo un 1% de los españoles considera que la gripe puede acarrear problemas mayores.
No siempre nos enfrentamos a la gripe de manera adecuada y lo que solemos hacer en la mayoría de las ocasiones es ocuparnos sólo de sus síntomas ?fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, etc.-, olvidándonos de acudir al médico para obtener el tratamiento apropiado.
Además, en muchas ocasiones no se combate el origen de la enfermedad, sino la sintomatología mencionada anteriormente, o se hace con un arsenal terapéutico no adecuado, como son los antibióticos.
Estos tratamientos antibióticos están destinados a combatir aquellas infecciones causadas por bacterias, pero no las causadas por un virus. Por este motivo, este tipo de fármacos no son eficaces contra los virus que causan el resfriado común o la gripe: no mejoran los síntomas, no evitan el contagio y no aceleran la curación.


Población vulnerable
Los sectores de la población más vulnerables a las complicaciones de la gripe son los niños, los mayores de 65 años y las personas que sufren dolencias crónicas como la diabetes, problemas cardiovasculares o el asma.
Por este motivo, hay que prestar especial atención en ambos grupos de población con el fin de que no aparezcan complicaciones graves.

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   


Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.