Farmanews.com

Notas de Prensa  

Psiquiatría. 12 de febrero de 2009

Se publica el libro sobre TDAH Me llamo Igor y soy un crack. La hiperactividad bien entendida, de Alex Bosch

A punto de cumplir la mayoría de edad, a Igor no sólo le afectan los problemas y vicisitudes típicas de un adolescente. Como si esto no fuera bastante, él es un poco más revoltoso e impulsivo que sus coetáneos. Ya de niño, las continuas distracciones y travesuras de Igor llevaron a sus padres a recorrer las consultas de varios especialistas hasta que dieron con la causa: Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDA-H), una ?inmadurez? de origen neurológico que afecta entre un tres y un cinco por ciento de la población infantil -en especial a los varones- y que genera diversas particularidades en quien la padece.

De todas ellas nos habla Igor en su libro, de cómo influye el TDA-H en su vida diaria, sus estudios, su relación con el entorno... ¡y de los ?estrambóticos desastres? que provoca! Y es que, en vez de recurrir a complejas explicaciones médicas o de incidir en la autocompasión, la historia que aquí se narra está repleta de humor y sentido común. A través de tiernas y sorprendentes anécdotas, el lector acaba por contagiarse del afán de superación de sus personajes y, poco a poco, se adentra en la tremenda aventura cotidiana que supone convivir con el TDA-H.

Muchos adolescentes son movidos, de humor cambiante, rebeldes... En definitiva, un manojo de hormonas difícil de domar. ¡Es natural! Son los gajes de estar creciendo, de experimentar ese aluvión de cambios corporales, de atravesar una de las etapas más importantes de la vida. A punto de cumplir los dieciocho, Igor no escapa a todas estas lindezas propias de la adolescencia... De hecho, ¡parece que las experimente elevadas al cubo! No en vano, le diagnosticaron hace ya un tiempo Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDA-H) o, como suele decirse popularmente, es hiperactivo. Una particularidad que le ha hecho observar y sentir diferente el mundo que le rodea.

Al parecer, y tal como él mismo comprueba en carne propia día tras día, esta vida no está hecha para las personas demasiado impulsivas, con exceso de actividad y falta de autocontrol. Sin embargo, a Igor, el TDA-H no ha conseguido pararle los pies y mucho menos robarle la ilusión. Junto a su familia y amigos, ha sabido luchar contra los propios impedimentos e, incluso, extraerles la parte positiva. Y así nos lo hace saber a lo largo de las páginas de ?Mi nombre es Igor y soy un crack?, donde nos cuenta, en primera persona y mediante abundantes dosis de humor, su experiencia con dicho trastorno a cuestas. A través de la picardía del joven Igor, podemos disfrutar de un relato, tan sustancioso como didáctico, sobre lo que significa vivir y convivir con el TDA-H de forma empírica.

Salir por la noche, pasar de curso, conducir una moto, los primeros ligues, perpetrar alguna que otra ?gamberrada?... Son constantes habituales en todo adolescente. Pero cuando a esta situación, ya de por sí compleja, se le añade el TDA-H, ¿cómo se afronta? Pues con muchísimas e hilarantes anécdotas como las que Igor protagoniza. A partir de ellas, demuestra que, para tratarle y sacar lo mejor de él, primero hay que conocerle bien. Porque sólo así se descubre el verdadero carácter de Igor, mucho más tierno, sensible y leal de lo que en un principio podría parecer. Para conseguirlo, sus padres hacen uso de los mejores ingredientes: habilidad comunicativa, comprensión a raudales y santa paciencia. Quizá cueste un esfuerzo considerable, pero los buenos resultados obtenidos son la prueba de que existe un camino para evitar que la hiper-actividad acabe marcando para siempre a la persona que la padece y a su entorno.

De forma sincera y directa, este libro da por fin voz a las dudas y miedos que asaltan a los padres cuando deben educar a un hijo hiperactivo; a los baches y dificultades que debe superar el afectado; a los errores en los que no se debe incurrir; a los consejos que merece la pena aplicar en cada caso... En definitiva, es el relato de un proceso de aprendizaje continuo con excelentes recomendaciones para otros padres e hijos en la misma situación, así como una información muy práctica para maestros, profesores e incluso para aquellos que hayan oído hablar sobre el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad y que deseen comprender en qué consiste realmente. ?Mi nombre es Igor y soy un crack? trata con gran amabilidad y simpatía a sus lectores, a quienes arrancará más de una carcajada. Tras este libro se esconden dos inestimables mensajes de vida: Lo menos malo, siempre es mejor; y con tesón y optimismo es más sencillo superar las complicaciones.

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   


Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.