Farmanews.com

Notas de Prensa  

Cardiovascular. 13 de marzo de 2009

8 buenas razones para cambiar, un nuevo referente en el tratamiento con bomba de insulina para aquellas personas con diabetes que buscan una mejora en su calidad de vida

El empleo de la terapia con infusores o bomba de insulina se extiende en estos momentos en Estados Unidos hasta un 20% de los pacientes con diabetes, porcentaje que en España es mucho menor, si bien ha experimentado un incremento muy importante en los últimos 4-5 años.

En ocasiones, el desconocimiento por parte de los pacientes del propio tratamiento o la falta de experiencia, tiempo o personal de soporte por parte del profesional hace que esta terapia haya quedado en un segundo lugar.

?En nuestro país se prescriben pocas bombas de insulina generalmente por desconocimiento de los propios profesionales o porque consideran que es un tratamiento más complejo y precisará más tiempo de dedicación y también por el miedo al paciente a llevar un dispositivo en el cuerpo de forma continuada?, asegura la Doctora Ana Chico, del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital de la Santa Creu I Sant Pau de Barcelona.

Con la idea de solucionar este déficit de información nace la obra 8 buenas razones para cambiar, un libro de testimonios que pretende compartir la experiencia de ocho personas con diabetes que, por distintos motivos, optaron por cambiar la insulina inyectada de forma tradicional por un infusor.

?Precisamente con el libro, que va dirigido a pacientes, se pretende que vean la realidad del uso de la bomba explicada por pacientes como ellos y aprovechando para que el médico responda a algunas de sus preguntas más frecuentes?, añade la Doctora Chico.

8 Buenas Razones

Con un formato ágil y dinámico, estos ocho pacientes cuentan su historia personal como si de un relato de sus diarios personales se tratara e intentan dar respuesta a las preguntas que con mayor frecuencia se plantean los pacientes cuando se proponen o se les propone iniciar una terapia con infusor de insulina. Es una muestra de testimonios lo más representativa posible de los pacientes con diabetes: edad, sexo, condiciones laborales y circunstancias. Asimismo, las motivaciones por las que se decidieron a utilizar este tipo de tratamiento también son variopintas.

Por su parte, a Marina, de 34 años, el deseo de quedarse embarazada la motivó para intentar controlar la diabetes con el infusor. ?Durante la gestación es muy importante que el control sea óptimo, pues en caso contrario el bebé puede tener problemas?, relata Marina.

El caso de Laura, una ejecutiva de 43 años, es distinto: ella sólo pudo controlar su perfil de bajadas y subidas de azúcar gracias al infusor. ?Soy una gran defensora del infusor ya que a mi me ha liberado de la tensión que supone para los pacientes con diabetes estar pendientes del reloj?, asegura. ?Si estás en el trabajo y ese trabajo es de responsabilidad no te puedes permitir el lujo de estar la mitad del tiempo sintiéndote mal?, añade.

A José, un deportista de 34 años, la bomba le dio la flexibilidad que requiere la práctica deportiva. ?La capacidad de corrección y de improvisación que te da la bomba es clave para todos aquellos que nos dedicamos intensamente al deporte?, cuenta José, para el que una de las principales ventajas del infusor es la posibilidad que le ofrece de quitarse la bomba durante las cuatro o cinco horas que puede durar la prueba.

Con Teresa, profesora de 55 años, nos acercamos a un caso de persona con diabetes y un diagnóstico de cáncer de mama a sus espaldas. ?Yo misma me programaba la insulina para que los tratamientos oncológicos no me descontrolaran la diabetes?, narra. ?En aquella época agradecí no tener que pincharme con el bolígrafo, pues recibía ya muchos tratamientos para el tumor y me sentía saturada?, añade. Además, la memoria del dispositivo le fue muy útil: cuando dudaba de si se había administrado el bolo, miraba la memoria de su bomba y asunto resuelto.

El caso de Pedro, jubilado de 66 años de edad, es distinto: un ictus y la imposibilidad de controlar sus hipoglucemias fueron los que le empujaron a decidirse por la bomba.

Con Iñaki, de cinco años, cambiamos radicalmente de perfil de paciente: Iñaki fue uno de los primeros bebés en utilizar el infusor debido a que con los pinchazos no conseguía un control aceptable. ?Cuando nuestro bebé pasó de la insulina inyectada a la infusora, para nosotros fue una liberación?, cuentan Héctor y Arantxa, padres del bebe.

Al penúltimo caso, Migui, 8 años, la infusora de insulina le ha hecho más agradable su vida. A pesar de no tener problemas de control, desde el principio de su tratamiento a los tres años y medio, apareció un factor muy desestabilizador en la enfermedad: Migui tenía pánico a las agujas y el momento del pinchazo suponía un auténtico drama para él y todos los que estaban a su alrededor. ?La infusora ha permitido disminuir los pinchazos, que son la principal fuente de angustia de nuestro hijo?, narran los padres de Migui, Claudia y Pablo.

Por último, Javier, de 16 años, que desde los 11 dejó de responder a la insulina pinchada y necesitaba más de 8 pinchazos al día, cuenta que cuando saca del bolsillo la infusora para ponerse la insulina, ?la gente cree que es un mp3 o una game-boy?.

Ventajas del infusor

En los últimos años, el tratamiento de la Diabetes Mellitus tipo 1 ha evolucionado de forma considerable. Aunque la insulina sigue siendo el único tratamiento para este tipo de diabetes, en la actualidad tanto los tipos de insulina como sus sistemas de administración son radicalmente diferentes a hace 25 años.

Las principales ventajas que ofrece el infusor frente al tratamiento habitual con múltiples dosis de insulina son, principalmente, la flexibilidad que permite en el tratamiento ya que se puede individualizar al máximo la dosis. Asimismo, se produce una reducción del número de pinchazos necesarios y, tal y como demuestran numerosas publicaciones, mejora el control glucémico y permite un menor número de hipoglucemias.

Sin embargo, pese a sus innumerables ventajas, el médico en ocasiones por falta de conocimiento o medios, se abstiene de proponer al paciente esta terapia. Otras veces el obstáculo lo plantea el paciente, que rechaza la terapia por desconocimiento o por miedo a complicaciones y a la dificultad de su manejo.

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   


  • Día Mundial del Ictus
  • Fecha: 27 de noviembre de 2017
  • Lugar: Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades C/ Condesa de Venadito, 34. Madrid

Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.