Farmanews.com

Notas de Prensa  

Medicina Interna. 30 de junio de 2009

El 93% de los pacientes que acuden a consultas hospitalarias de medicina interna presentan algún factor de riesgo cardiovascular

Actualmente el síndrome metabólico afecta a aproximadamente un tercio de la población adulta de los países desarrollados y este porcentaje es claramente superior en los individuos que ya han sufrido un episodio isquémico

Los médicos internistas destacan la importancia del control de los parámetros que miden el impacto de las enfermedades cardiovasculares y "el trabajo en equipo con los pacientes"

La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) ha organizado este fin de semana el primer Update Cardiometabólico en el que se ha realizado una profunda actualización sobre las novedades y avances en la investigación científica sobre las enfermedades con riesgos cardiovasculares. Esta reunión, que ha contado con el apoyo de MSD y que ha congregado a 220 profesionales médicos, ha analizado todos los avances que se están produciendo en la actualidad en el ámbito de la diabetes, la dislipemia y la hipertensión.

Según datos de estudios coordinados por la SEMI, en la actualidad los médicos internistas realizan las altas de cerca del 20% de los pacientes adultos hospitalizados, de los cuales, el 80% presentan patologías cardiovasculares. En este sentido, el Dr. Pedro Conthe, presidente de la SEMI y jefe de sección de Medicina Interna del Hospital Gregorio Marañón, afirma que es importante que la comunidad médica trate intensivamente a los pacientes que presentan riesgo metabólico, antes de que la enfermedad tenga complicaciones y su solución sea más difícil. ?Hablamos del síndrome cardiometabólico, que es la esencia de la enfermedad cardiovascular. Los médicos internistas tratan a los pacientes con una constelación de factores de riesgo muy amplio como la hipertensión, la dislipemia, la diabetes, la obesidad, el tabaquismo? una gran mayoría en fase avanzada de la enfermedad que requiere hospitalización o cuidados especializados?, asegura. Sobre las principales preocupaciones de la comunidad médica, el Dr. Conthe indica que cobran especial relevancia el reconocimiento lo más precoz posible del riesgo cardiometabólico para un tratamiento precoz e intensivo, la dificultad de cambio de estilos de vida y la comunicación profunda y bidireccional con el paciente ?para ayudarle en esta larga carrera de obstáculos?.

En este sentido, según los datos del estudio MICARE de la SEMI, el 93% de los pacientes que acuden a consultas hospitalarias de medicina interna presentan algún factor de riesgo cardiovascular, presentando más frecuentemente dos o tres factores de riesgo cardiovascular (27% y 26% respectivamente). Los factores de riesgo cardiovascular más prevalentes son la hipertensión arterial (74%), la dislipemia (59,5%), la obesidad abdominal (43,4%) y la diabetes (39,5%). Además se observa que el 53,6% de los pacientes presentan síndrome metabólico según la guías NCEP-ATP III. De lo que se desprende que el 46,7% de los pacientes presentan alguna enfermedad clínica asociada, siendo las más frecuentes las enfermedades cardíacas (56,2%) y las renales (34,7%). Para el Dr. Miguel Camafort, coordinador de Riesgo Vascular de la SEMI y médico del Servicio de Medicina Interna del Hospital Comarcal de Mora d?Ebre, la principal preocupación de la comunidad médica acerca de las patologías cardiovasculares es la prevención primaria de la enfermedad. ?La comunidad médica está preocupada por la generalización de los estilos de vida no saludables como la obesidad, que si hace su aparición desde la infancia conlleva en el adulto patologías graves como son la hipertensión o la diabetes. Estudios realizados demuestran que la proporción de pacientes con enfermedad cardiovascular asintomática (aquella que está presente sin dar síntomas) es alarmantemente alta. Por otro lado, -añade- se disponen de nuevos fármacos para el tratamiento de la hipertensión, con una nueva familia de antihipertensivos, nuevos antidiabéticos orales tipo inhibidores de DPP4, que suponen un gran avance en diabetes y se espera la comercialización de la combinación niacina/lapiroprant que permitirá un tratamiento mas eficaz de la dislipemia en el paciente cardiometabólico?.

Tratamiento integral de lípidos

Por su parte, en referencia a la dislipemia, el Dr. Xavier Pintó, director del Programa de Riesgo Vascular del Hospital Universitario de Bellvitge destacó la importancia del tratamiento integral de lípidos para reducir el riesgo de enfermedades vasculares. ?Es importante tener en cuenta que para aumentar la eficacia preventiva del tratamiento de las dislipemias, además de disminuir el colesterol-LDL (colesterol malo) debemos normalizar las concentraciones de colesterol-HDL (colesterol bueno) y de triglicéridos. Los objetivos son cada vez más estrictos en el control del exceso de colesterol total y del colesterol-LDL y los beneficios clínicos de dichos objetivos están bien demostrados. Así mismo, la importancia del abordaje del déficit de colesterol-HDL, del exceso de triglicéridos son cada vez más reconocidas en las guías clínicas de prevención cardiovascular. Cuando estas alteraciones están presentes, las lipoproteínas tienen una composición alterada que las hace más agresivas para la pared arterial, aumentando el riesgo cardiovascular?. Por ello, el Dr. Pintó recuerda que actualmente el síndrome metabólico afecta a aproximadamente un tercio de la población adulta de los países desarrollados.?Este porcentaje es claramente superior en los individuos que ya han sufrido un episodio isquémico?, añade.

En opinión del Dr. Pintó, a pesar del tratamiento con estatinas, persiste un 60-70 % del riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. Para disminuir dicho riesgo ?se debe realizar un control global de todos los factores de riesgo cardiovascular, es decir no sólo de las dislipemias, sino también de la hipertensión, tabaquismo, sedentarismo, pauta de alimentación, obesidad y diabetes. Con referencia al metabolismo lipídico, el abordaje del riesgo residual después de haber normalizado el colesterol-LDL con estatinas, requiere tener en cuenta el c-HDL y los triglicéridos. Los pacientes que han normalizado el colesterol-LDL con estatinas siguen teniendo un riesgo alto de padecer enfermedades cardiovasculares si su c-HDL está por debajo de los límites o sus triglicéridos son excesivos. El ácido nicotínico es el que tiene más eficacia para aumentar el c-HDL y además disminuye los triglicéridos de forma muy significativa, por lo que es un fármaco adecuado para disminuir el riesgo residual.

Tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2

Sobre los avances en diabetes mellitus tipo 2, el Dr. F. Javier Ampudia-Blasco, médico del Servicio de Endocrinología del Hospital Clínico de Valencia, incidió en el nuevo consenso para tratar la hiperglucemia y en los nuevos fármacos y en las ventajas que éstos aportan frente a otros más clásicos. ?Uno de los aspectos más importantes es que la combinación de fármacos debe hacerse precozmente para obtener mayores beneficios. Varios estudios sugieren que un tratamiento intensivo inicialmente se traduce en una mayor sostenibilidad del control glucémico. En este sentido esta nueva clase farmacológica de inhibidores de DPP-4 aporta mucha más eficacia y seguridad?, afirma. Además, el Dr. Ampudia remarca la necesidad de implicar al paciente en el control de su enfermedad. El paciente debe ser co-partícipe del tratamiento para conseguir el éxito de la terapia, no en vano entre el 80 y el 85% de los pacientes diabéticos fallece de problemas cardiovasculares.

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.