Farmanews.com

Notas de Prensa  

Otorrino-Laringología. 14 de julio de 2009

¡Salva tus oídos este verano!

Uno de cada 200 españoles padece problemas auditivos en verano. La patología más frecuente es la otitis del bañista producida por una exposición continúa al agua, al calor y a la humedad.

Niños, abuelos y nadadores son los colectivos de riesgo a la hora de padecer problemas de oídos.

Como prevención: se aconseja el uso de los difusores de agua marina que limpian los oídos por dentro, evitan la acumulación de arena en el oído, eliminan los residuos de cloro y disminuyen de este modo la propensión a sufrir otitis.

Con los baños en playas, piscinas, pantanos, ríos... aumentan las otitis, inflamaciones del oído externo y otras patologías, afecciones que contribuyen a que se incremente el riesgo de padecer problemas auditivos y que cada verano afecten a uno de cada 200 españoles según datos extraídos del Estudio Audimer sobre Hábitos de Higiene del Oído 2008. Para prevenir los problemas de oídos es importante seguir los consejos de los especialistas y contar con un método de limpieza adecuado.

- ¿Cuáles son las patologías más frecuentes en verano?

- Las otitis del bañista o del nadador: son infecciones que se producen en el conducto auditivo externo ocasionadas habitualmente por aguas contaminadas con gérmenes, los que, al encontrar las condiciones adecuadas de humedad y temperatura, se desarrollan y multiplican generando el proceso inflamatorio infeccioso.

- Los tapones de cerumen: Las piscinas con productos químicos como el cloro, las aguas poco higiénicas y los residuos de la playa aceleran la formación de tapones de cera. Además, las altas temperaturas o el uso de los bastoncillos de algodón, provocan un aumento de la producción de cerumen, acrecentando la posibilidad de formación de tapones que, sumados a la humedad continua de nuestros oídos en el agua, favorecen las infecciones.

- ¿Cuáles son las causas?

- Los mayores enemigos para nuestros oídos en verano son el calor y la humedad, ya que debido a las altas temperaturas y a las humedades de aguas contaminadas o poco higiénicas a la que nos exponemos, se crea un caldo de cultivo en nuestros oídos que favorece la proliferación de bacterias y hongos causantes de las infecciones.

- Hay unos oídos más sensibles al cloro o a los restos de arena de playa que otros, y por ello, hay personas más propensas a sufrir la otitis del bañista.

- Además, si se tiende a tener tapones de cerumen, con el calor y la humedad del verano se infla la masa de cera y se produce la típica sensación de taponamiento como si entrase agua en el oído.

- ¿Cuáles son los síntomas?

- De manera general, los más habituales son: disminución de la audición, sensación de taponamiento, molestias, ruidos, mareos y vértigos, picor en el oído, fiebre, supuración, etc. entre otros síntomas como el dolor intenso del oído (otalgia).

- El motivo de consulta otológica más frecuente en esta época, corresponde a la sensación de pérdida brusca de audición de uno o ambos oídos después del baño. Generalmente es indoloro, pero muy molesto, y se debe a que se hace sintomática la presencia de un tapón de cerumen, el cual, al entrar en contacto con el agua se dilata y provoca la obstrucción completa del conducto auditivo externo.

- Las otitis en el conducto auditivo externo son muy dolorosas, difícil de remitir el dolor incluso con tratamiento médico. Se suministrarán antibióticos según asesoramiento del especialista.

- La otitis del bebé es más difícil detectar por las madres ya que dicha infección no se percibe externamente hasta que el oído no supura, el bebé tiene fiebre o se toca continuamente con la mano en el oído. Con lo cual, es importante acudir a las revisiones periódicas del pediatra y en caso de que el niño haya tenido antecedentes, aumentar las precauciones cada verano.

- ¿Cuáles son los grupos de riesgo?

En verano, las personas que ya han padecido problemas de oído, y sobre todo los niños, las personas mayores y los nadadores, deben estar más atentos y conocer una buena higiene preventiva. Además de la limpieza periódica de los oídos, también se aconseja que durante la inmersión en el agua los cubran siempre con bandas de neopreno o que utilicen tapones en caso de que lo requieran.

- ¿Cómo evitar los problemas de oídos?

- Los expertos recomiendan las cremas solares para protegerse del sol y los difusores de agua marina para prevenir problemas de oído, ya que de antemano, el mejor tratamiento es una buena higiene para evitar su aparición.

"Sobre todo en verano la formación de microambientes favorece a la aparición de otitis externas. Los difusores de agua marina como AUDIMER son un sistema que permite prevenir estas patologías, ya que retiran periódicamente el exceso de cerumen, el polvo del exterior, la arena o los restos de la piel del conducto auditivo externo para evitar su acumulación y la formación de tapones de cera" según declara el Dr. Miguel Caballero otorrinolaringólogo del Hospital Clinic de Barcelona.

- Los tapones para el agua no son recomendados de manera generalizada, ya que el tímpano aísla de manera natural el oído del exterior. No obstante, las personas con los conductos estrechos, los oídos más sensibles al cloro y al frío de las piscinas y las playas, o bien, las personas que ya hayan padecido anteriormente molestias y patologías leves de oídos se les aconseja su uso.

- Los expertos dictan que no se debe introducir absolutamente nada sólido en el conducto externo del oído, solo productos líquidos como el agua marina natural e isotónica. De este modo, los bastoncillos de algodón están rotundamente desaconsejados debido a que presionan el cerumen hacia el interior y pueden provocar perforaciones.

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   


Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.