Farmanews.com

Notas de Prensa  

Trasplante. 22 de septiembre de 2009

Los pacientes trasplantados que reciben inmunosupresión genérica tardan menos tiempo en desarrollar nefrotoxicidad y rechazo del injerto que los tratados con medicamentos de patente

Durante la jornada, diversos expertos presentaron sus estudios sobre las nuevas técnicas de trasplante y actualizaciones sobre técnicas quirúrgicas, pero la ponencia que suscitó más expectación fue la llevada a cabo por el doctor mexicano Benjamín Gómez. El estudio, que analiza la entrada de los inmunosupresores genéricos a la sanidad mexicana, fue presentado ante más de 50 especialistas en el V Foro sobre Avances en Trasplante Hepático, celebrado el 18 de septiembre en Alcalá de Henares

México es, junto con España, Francia y EE.UU, líder en el nivel de trasplantes realizados. Pero desde 2005, momento en el que se introdujeron de forma masiva los inmunosupresores genéricos, un equipo del hospital de Guadalajara (México) detectó ciertos cambios en los resultados de la terapia inmunosupresora con respecto al período anterior. El doctor Benjamín Gómez, director del GONET (Grupo de Occidente de Nefrología y Trasplante) y médico del hospital de Guadalajara, presentó una serie de resultados que apuntan que la inmunosupresión con medicamentos genéricos obtiene peores resultados en términos de nefrotoxicidad y rechazo del injerto que los medicamentos de patente. En México el trasplante renal en un 50% se hace en las instituciones públicas, donde, desde 2005, el 70% de los medicamentos inmunosupresores que se utilizan son genéricos. En la actualidad, sólo 1 de cada 100 pacientes reciben medicación innovadora, por lo que el Hospital de Guadalajara ha podido llevar a cabo un estudio comparativo de los resultados ante y post genéricos.

Los datos recogidos por el doctor Gómez y su equipo hablan por sí solos. Antes de 2005, cuando se utilizaban medicamentos de patente, el porcentaje de pacientes que presentaba rechazo era del 10%. A partir de 2006, el rechazo aumentó en un 43%, siendo evaluados la mitad de pacientes que en el período anterior, lo que supone un aumento de los rechazos del injerto en un 400%. Otro de los marcadores que se analiza en este estudio es en qué periodo de tiempo desarrollan los pacientes niveles de toxicidad. Mientras que con el tratamiento con medicamentos originales la toxicidad aparecía a los 43 meses, a partir de 2007, donde casi la totalidad de la inmunosupresión es genérica, los niveles de toxicidad empiezan a subir a partir del 2º mes.

Así, el equipo del doctor Gómez comenzó a realizar biopsias a los pacientes a partir del 1º mes, y no cada tres meses, como se venía haciendo antes de la entrada de los genéricos. Esto supone, además de un descenso de la calidad de vida del paciente, un mayor volumen de trabajo para los equipos médicos, que deben hacer revisiones mensuales, ya que los niveles de creatininanson más altos. Sólo durante el curso 2006-2007, se realizaron 180 biopsias, de las cuales 157 presentaban rechazo y nefrotoxicidad. Además, el número de pacientes inducidos pasó del 25% en 2005 al 85% en 2009. Para el doctor Gómez, ?la única manera de intentar mantener una cierta supervivencia del paciente trasplantado desde la inmunosupresión genérica es aumentar el número de biopsias para detectar en estadios tempranos la nefrotoxicidad y aumentar la vigilancia del paciente, con el esfuerzo humano y económico que esto supone?.

Para Ignacio Herrero, uno de los coordinadores de la Jornada y doctor de la Clínica Universitaria de Navarra, esta ponencia ?ha sido la más impactante, ya que refleja la mala experiencia de los genéricos en México, dónde se ha visto que son menos efectivos, y por ello presentan más toxicidad y más rechazo?. El doctor Evaristo Varo, de C.H.U. de Santiago de Compostela, también coordinador del Foro, apuntó que el futuro del trasplante hepático pasa por ?neutralizar el virus C e intentar desarrollar inmunosupresores que no den efectos secundarios?

Roche en Trasplantes

Roche se ha comprometido firmemente a mejorar los resultados a largo plazo de los trasplantes y a mejorar la calidad de vida de los receptores de trasplantes. Roche, como líder en este campo, ha desarrollado terapias innovadoras que mejoren el injerto y la salud después del trasplante: CellCept® (micofenolato mofetil) es la piedra angular de los tratamientos inmunosupresores de baja toxicidad. CellCept, el inmunosupresor de marca más vendido en América del Norte, ofrece tanto a médicos como a pacientes la posibilidad de un régimen inmonusupresor efectivo a largo plazo con baja toxicidad. Valcyte fue desarrollado para la prevención del citomegalovirus, una peligrosa infección viral asociada con el trasplante. El Valcyte Oral ha posicionado el valganciclovir oral e intravenoso como el estandarte para la gestión del CMV en pacientes inmunocomprometidos. Además, Roche apoya la investigación básica en trasplantes con la fundación independiente Roche Organ Transplantation Research Foundation (ROTRF), que apoya directamente proyectos de investigación innovadores para atraer nuevos investigadores con nuevas ideas científicas para satisfacer las necesidades médicas no satisfechas en el trasplante de órganos sólidos.

Para más información, www.roche-trasplantes.com

Sobre Roche

Roche, cuya sede central se halla en Basilea (Suiza), es una compañía internacional líder del sector de la salud en las áreas farmacéutica y diagnóstica, que prioriza la investigación. Como mayor compañía biotecnológica del mundo y empresa innovadora de productos y servicios para la detección precoz, la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades, el Grupo Roche contribuye a mejorar la salud y la calidad de vida de las personas. Roche es el principal proveedor mundial en diagnóstico in vitro y en medicamentos contra el cáncer y para los trasplantes, un líder del mercado en virología y una compañía activa también en otras áreas terapéuticas importantes como son las enfermedades autoinmunitarias, inflamatorias, metabólicas y del sistema nervioso central. En 2008, las ventas de la División Pharma ascendieron a 36.000 millones de francos, y las de la División Diagnostics, a 9.700 millones. Roche, que mantiene con numerosos socios acuerdos de cooperación y alianzas estratégicas, entre las que se cuentan las participaciones mayoritarias en Genentech y Chugai, invirtió en 2008 casi 9.000 millones de francos en I+D. Roche tiene 80.000 empleados, en cifras redondas. Más información en www.roche.com.

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   

No hay próximas convocatorias
Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.