Farmanews.com

Notas de Prensa  

Medicina Familiar y Comunitaria. 19 de mayo de 2010

LA DESHIDRATACIÓN PROVOCA UN DESCENSO EN EL RENDIMIENTO DE NUESTRO CEREBRO

Un estudio realizado en Londres sugiere que el bajo consumo de líquidos influye negativamente en la respuesta a un reto mental “El cerebro puede compensar el bajo consumo de líquido a corto plazo, pero no a largo plazo”, explican los autores

Barcelona, 19 de mayo de 2010 -. Los efectos de la deshidratación en la actividad física diaria son bien conocidos, pero no así las consecuencias que puede tener el bajo consumo de líquidos para la buena respuesta del cerebro en el desarrollo de una actividad neuronal.

Recientemente se ha observado que la deshidratación causa una contracción del tejido cerebral, que se asocia a un aumento del volumen ventricular. Los efectos negativos de deshidratación sobre el funcionamiento cognoscitivo han sido esbozados en algunos estudios. Sin embargo, los efectos de deshidratación sobre la función cerebral son mayoritariamente desconocidos dentro de la comunidad científica.

Un estudio reciente publicado por la revista “Human Brain Mapping”, realizado conjuntamente por el “Centre for Neuroimaging Sciences de Londres” y las Universidades de Ludwig, Warwick, Cambridge y Chichester, afirma que la deshidratación afecta negativamente en la respuesta de nuestro cerebro a una actividad intelectual.

Este estudio se propuso investigar esta cuestión a través de la realización de imágenes por resonancia magnética (funcional y estructural) así como la prueba “etiquetado arterial de vuelta” (en inglés, “arterial spin-labeling”). Dichas pruebas se realizaron sobre 10 adolescentes sanos, con una edad media de 16,8 años e incluyendo a cinco féminas. Cada sujeto completó un protocolo idéntico que incluyó diferentes ejercicios en condiciones de hidratación y de deshidratación. Se determinó la osmolaridad urinaria para confirmar el estado de hidratación de los sujetos antes de realizar las pruebas.

  Nivel de actividad neuronal

Según los resultados, los participantes que desarrollaron una actividad intelectual en estado de deshidratación controlada debieron ejercer un nivel más alto de actividad neuronal para alcanzar el mismo nivel de funcionamiento que en un estado de hidratación.

“Las conclusiones presentes pueden ser de importancia no sólo en el desarrollo de la actividad de un cerebro sano, sino también en sujetos con patologías psiquiátricas o neurológicas afectadas por el bajo consumo de líquidos”, explican los autores del estudio.

Para estos científicos, los daños en el funcionamiento cognoscitivo pueden hacerse más evidentes cuanto más se prolongue la deshidratación del individuo. En otras palabras, y según sugiere el estudio: “El cerebro puede compensar el bajo consumo de líquido a corto plazo, pero no a largo plazo”.

Los mismos autores ya publicaron el pasado año un trabajo titulado “Los efectos de la deshidratación severa en la morfología cerebral en individuos sanos”. El trabajo reveló que una deshidratación severa puede generar una extensión ventricular en atletas sometidos a esfuerzos exigentes.   

Cuerpo y mente

Una correcta hidratación influye en el buen funcionamiento del cuerpo y de la mente. El conjunto de procesos mentales que intervienen en la inteligencia y el pensamiento sufren alteraciones como consecuencia de la deshidratación. La memoria, el aprendizaje, la capacidad de atención, etc. pueden disminuir por la falta de líquidos, sobre todo cuando el cuerpo sufre pérdidas de más del 2%.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio sobre “Hidratación y Rendimiento Cognitivo”, dirigido por el Prof. Dr. J. A. Flórez y publicado en España en octubre del pasado año. Según reseñó este trabajo, es conveniente mantener una adecuada hidratación que facilite que el rendimiento sea el máximo.

Este estudió estableció cuatro conclusiones importantes, empezando por el hecho de que con pérdidas del 1%, aumentan los tiempos de reacción y disminuye la memoria. En segundo lugar, a partir del 2% se producen pérdidas momentáneas de memoria, disminuye significativamente la atención, las respuestas reflejas, la coordinación psicomotriz, la voluntad y pensamiento, y la coordinación visual y motora.

Después, si se pierde más del 3% de los líquidos corporales pueden aparecer fuertes dolores de cabeza, alteración en la destreza, y desorientación. Y, finalmente, cuando las pérdidas superan el 6% es frecuente que se produzcan delirios y/o alucinaciones, disminuyendo drásticamente la memoria a corto plazo y la capacidad de concentración.

Kempton MJ, Ettinger U, Foster R, Williams SC, Calvert GA, Hampshire A, Zelaya FO, O'Gorman RL, McMorris T, Owen AM, Smith MS. Dehydration affects brain structure and function in healthy adolescents. Hum Brain Mapp. 2010 Mar 24. [Epub ahead of print]

 

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   


Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.