Farmanews.com

Notas de Prensa  

Enfermedades Raras. 07 de enero de 2011

“Me gustan los profesionales que no se rinden y no abandonan a sus pacientes”

El Doctor Manuel Salvador, Jefe de Servicio de Medicina Hiperbárica del Hospital General de Castellón, es miembro del Comité Científico de la Asociación Española de Pacientes con Disfunción de ATM, Neuralgia del Trigémino y Dolor Neuropático (AEPA ATM)

Cuando la Junta Directiva de la Asociación le llamó para que ayudara como pudiera a los enfermos afectados por estas patologías, el Doctor Salvador no tardó ni un minuto en contestar: “Contad conmigo. En todo lo que pueda ayudaré a los pacientes que sufren dolor”.

 

Hasta Castellón se fue Mario, un paciente afectado por neuralgia del trigémino tres veces operado por descompresión microvascular y cuyo dolor no remitía con nada. El Doctor Salvador inició sesiones de oxigeno hiperbárico y aquel maldito dolor remitió al cabo de un mes considerablemente.

 

Doctor ¿Por qué no salió corriendo con tanto paciente crónico desesperado?

 

Estudié medicina para ayudar a los pacientes, para aliviar su dolor. Desde niño fui responsable con lo que estudiaba y con lo que quería hacer por los demás. Tuve la gran suerte de conocer al Premio Nobel de Fisiología y Medicina del año 1959, el Doctor Severo Ochoa. Él me dio mis primeros consejos. Yo era un apasionado de la química orgánica, y  quería estudiar bioquímica y él me dijo: “pues tendrá usted que estudiar dos carreras”. Mi segunda opción fue la medicina. Con humildad he de decir que tenía habilidades con las manos, me gusta ayudar a los demás y me gustan las personas. Cualidades necesarias para la cirugía. Se necesita mucha humanidad para ser médico.

 

¿A usted no le da miedo el dolor ajeno?

 

He tenido grandes maestros que me han enseñado a abordar cada paciente y cada problema desde diferentes perspectivas. En el tercer año de licenciatura, decidí la especialidad de Traumatología y Cirugía Ortopédica, y en ello influyó mucho la figura del Dr. Massotti Littel, médico de gran personalidad y profunda humanidad con el que estuve trabajando en todo mi tiempo libre hasta que me presenté al MIR. Con él me introduje en la cirugía de la columna lumbar y cervical, y me fui familiarizando con el dolor que produce la compresión de una hernia discal sobre el tejido nervioso.

 

En Valencia, durante el MIR, tuve la suerte de trabajar cerca del  Doctor José Luis Bas, entonces jefe de la Unidad de Raquis del Servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Universitario La Fe de Valencia. Él me enseñó que a los pacientes hay que escucharles y nunca decirles “no puedo hacer nada por usted”, porque realmente es el médico el que no sabe como ayudar más. Y eso se llama: “hay que estudiar más”. El clínico siempre tiene que escuchar e investigar lo que no sabe.

 

Siempre fui bien acogido por los neurocirujanos, y al Dr Pedro Mata y al Prof. Barberá les debo parte de mi formación. He tenido la suerte de formarme en Europa con el Doctor Jacques Sénégas, Jefe de Servicio de la Unidad de Patología de la Columna Vertebral del Hospital Universitario de Bordeaux Pellegrin- Trípode. Y, en Estados Unidos con los Doctores  Paul Young y John MCullough.

 

Me gustan los retos. Me gusta rodearme de otros médicos que no se rinden y tienen un gran lado humano.

 

De todos mis maestros aprendí que lo mejor es escuchar al paciente y no subestimar el dolor, y tomar las decisiones más prudentes y a ser posible reversibles. Las cirugías en este campo, aunque se hagan con miniabordajes y de forma ambulatoria, son muy arriesgadas. Por muy mal que esté un paciente corres el riesgo de dejarle aún peor y eso es lo más importante que tenemos que controlar los cirujanos y medir muy bien antes de meter a un paciente en un quirófano. Muchos afectados de la Asociación de AEPA ATM han empeorado después de pasar por una cirugía minimamente invasiva. A través de esta entidad he conocido jóvenes destrozadas por cirugías mal planeadas.

 

Tenemos mucho que reflexionar. Me parece que la causa por la que lucha esta entidad es nuestra causa: ayudar a los que sufren y encuentran cerradas todas las puertas. Siempre estoy abierto a ayudarles dentro de mis conocimientos y posibilidades, y a ponerles en contacto con investigadores internacionales en determinados casos. Estoy cansado de ver cirugías mayores para abordar problemas menores. Los resultados son malos y, luego, se le dice al paciente que eso ya se le explicó cuando firmó el consentimiento. Eso no puede ser. NUNCA.

 

¿Con esa filosofía… qué opinan sus compañeros?

 

No me siento bien trabajando con clínicos que están pendientes del reloj. Esta es una profesión donde debes tener pasión por los demás. Me gustan los facultativos y compañeros que se vuelcan en su profesión y se olvidan del reloj y de los turnos. En mi equipo solo busco personas a los que les gustan los retos. Veo muchos jóvenes preocupados por el dinero, los cargos en Sociedades Científicas y que se limitan a cumplir un horario. Me da mucha pena. Para eso hay otras profesiones.

 

¿Usted es inquieto por naturaleza?

 

Fui uno de los primeros españoles en acceder a Internet. Disponía de  Internet en 1985, era carísimo y muy lento pero tenías acceso a las bases de datos en USA. Se puede aprender mucho a través de libros y videos. Con interés aprendes. Si te mueves solo por dinero en medicina ni te harás rico, ni serás buen médico.

 

Actualmente, veo que hay muchas entidades que pretenden sacar el dinero a los especialistas jóvenes. Les proponen Masters, postgraduados… donde aprenden menos que con Internet y con la práctica al lado de un buen profesional.

 

¿Qué hace un doctor como usted como Jefe de Medicina Hiperbárica en Castellón?

 

Aterricé en esta Unidad porque estimaron que era la persona idónea para ponerla en marcha. Confieso que vine a regañadientes por renunciar a “mi cirugía” y, ahora, estoy muy contento porque he comprobado que es una excelente herramienta en el tratamiento de muchos problemas y ofrece un porvenir insospechado en el tratamiento del dolor, y aún sigo practicando la cirugía en otros hospitales. El Doctor Jordi Desola me insistió sobre la utilidad de esta práctica tan poco divulgada en España. En nuestro país el origen de esta especialidad se remonta a hace 40 años, en Barcelona, donde contaban con una gran experiencia en accidentes de buceo. Posteriormente, se comprobó que la terapia de oxigeno hiperbárico tenía mucha utilidad en múltiples patologías como la osteomielitis, las lesiones radioinducidas -tan comunes en los pacientes oncológicos-, el cuidado del pie diabético y, en general, múltiples patologías que se caracterizan por falta de oxigenación de los tejidos.

 

Me sigue apasionando la medicina y los pacientes como el primer día.

 

Cada veinte años nace un Doctor como Manuel Salvador. Un auténtico honor tenerle en nuestro Comité Científico. ¡Gracias por acompañarnos!  María Huerta. Voluntaria de AEPA ATM.

 

Asociación Española de Pacientes con Disfunción de ATM, Neuralgia del Trigémino y Dolor Neuropático (AEPA ATM)

 

www.pacientesatm.com

aepa@pacientesatm.com

Tflno: 91 827 23 72

C/ Monteleón n 8.

28004 Madrid

Cuando la Junta Directiva de la Asociación le llamó para que ayudara como pudiera a los enfermos afectados por estas patologías, el Doctor Salvador no tardó ni un minuto en contestar: “Contad conmigo. En todo lo que pueda ayudaré a los pacientes que sufren dolor”.

 

Hasta Castellón se fue Mario, un paciente afectado por neuralgia del trigémino tres veces operado por descompresión microvascular y cuyo dolor no remitía con nada. El Doctor Salvador inició sesiones de oxigeno hiperbárico y aquel maldito dolor remitió al cabo de un mes considerablemente.

 

Doctor ¿Por qué no salió corriendo con tanto paciente crónico desesperado?

 

Estudié medicina para ayudar a los pacientes, para aliviar su dolor. Desde niño fui responsable con lo que estudiaba y con lo que quería hacer por los demás. Tuve la gran suerte de conocer al Premio Nobel de Fisiología y Medicina del año 1959, el Doctor Severo Ochoa. Él me dio mis primeros consejos. Yo era un apasionado de la química orgánica, y  quería estudiar bioquímica y él me dijo: “pues tendrá usted que estudiar dos carreras”. Mi segunda opción fue la medicina. Con humildad he de decir que tenía habilidades con las manos, me gusta ayudar a los demás y me gustan las personas. Cualidades necesarias para la cirugía. Se necesita mucha humanidad para ser médico.

 

¿A usted no le da miedo el dolor ajeno?

 

He tenido grandes maestros que me han enseñado a abordar cada paciente y cada problema desde diferentes perspectivas. En el tercer año de licenciatura, decidí la especialidad de Traumatología y Cirugía Ortopédica, y en ello influyó mucho la figura del Dr. Massotti Littel, médico de gran personalidad y profunda humanidad con el que estuve trabajando en todo mi tiempo libre hasta que me presenté al MIR. Con él me introduje en la cirugía de la columna lumbar y cervical, y me fui familiarizando con el dolor que produce la compresión de una hernia discal sobre el tejido nervioso.

 

En Valencia, durante el MIR, tuve la suerte de trabajar cerca del  Doctor José Luis Bas, entonces jefe de la Unidad de Raquis del Servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Universitario La Fe de Valencia. Él me enseñó que a los pacientes hay que escucharles y nunca decirles “no puedo hacer nada por usted”, porque realmente es el médico el que no sabe como ayudar más. Y eso se llama: “hay que estudiar más”. El clínico siempre tiene que escuchar e investigar lo que no sabe.

 

Siempre fui bien acogido por los neurocirujanos, y al Dr Pedro Mata y al Prof. Barberá les debo parte de mi formación. He tenido la suerte de formarme en Europa con el Doctor Jacques Sénégas, Jefe de Servicio de la Unidad de Patología de la Columna Vertebral del Hospital Universitario de Bordeaux Pellegrin- Trípode. Y, en Estados Unidos con los Doctores  Paul Young y John MCullough.

 

Me gustan los retos. Me gusta rodearme de otros médicos que no se rinden y tienen un gran lado humano.

 

De todos mis maestros aprendí que lo mejor es escuchar al paciente y no subestimar el dolor, y tomar las decisiones más prudentes y a ser posible reversibles. Las cirugías en este campo, aunque se hagan con miniabordajes y de forma ambulatoria, son muy arriesgadas. Por muy mal que esté un paciente corres el riesgo de dejarle aún peor y eso es lo más importante que tenemos que controlar los cirujanos y medir muy bien antes de meter a un paciente en un quirófano. Muchos afectados de la Asociación de AEPA ATM han empeorado después de pasar por una cirugía minimamente invasiva. A través de esta entidad he conocido jóvenes destrozadas por cirugías mal planeadas.

 

Tenemos mucho que reflexionar. Me parece que la causa por la que lucha esta entidad es nuestra causa: ayudar a los que sufren y encuentran cerradas todas las puertas. Siempre estoy abierto a ayudarles dentro de mis conocimientos y posibilidades, y a ponerles en contacto con investigadores internacionales en determinados casos. Estoy cansado de ver cirugías mayores para abordar problemas menores. Los resultados son malos y, luego, se le dice al paciente que eso ya se le explicó cuando firmó el consentimiento. Eso no puede ser. NUNCA.

 

¿Con esa filosofía… qué opinan sus compañeros?

 

No me siento bien trabajando con clínicos que están pendientes del reloj. Esta es una profesión donde debes tener pasión por los demás. Me gustan los facultativos y compañeros que se vuelcan en su profesión y se olvidan del reloj y de los turnos. En mi equipo solo busco personas a los que les gustan los retos. Veo muchos jóvenes preocupados por el dinero, los cargos en Sociedades Científicas y que se limitan a cumplir un horario. Me da mucha pena. Para eso hay otras profesiones.

 

¿Usted es inquieto por naturaleza?

 

Fui uno de los primeros españoles en acceder a Internet. Disponía de  Internet en 1985, era carísimo y muy lento pero tenías acceso a las bases de datos en USA. Se puede aprender mucho a través de libros y videos. Con interés aprendes. Si te mueves solo por dinero en medicina ni te harás rico, ni serás buen médico.

 

Actualmente, veo que hay muchas entidades que pretenden sacar el dinero a los especialistas jóvenes. Les proponen Masters, postgraduados… donde aprenden menos que con Internet y con la práctica al lado de un buen profesional.

 

  

¿Qué hace un doctor como usted como Jefe de Medicina Hiperbárica en Castellón?  

Aterricé en esta Unidad porque estimaron que era la persona idónea para ponerla en marcha. Confieso que vine a regañadientes por renunciar a “mi cirugía” y, ahora, estoy muy contento porque he comprobado que es una excelente herramienta en el tratamiento de muchos problemas y ofrece un porvenir insospechado en el tratamiento del dolor, y aún sigo practicando la cirugía en otros hospitales. El Doctor Jordi Desola me insistió sobre la utilidad de esta práctica tan poco divulgada en España. En nuestro país el origen de esta especialidad se remonta a hace 40 años, en Barcelona, donde contaban con una gran experiencia en accidentes de buceo. Posteriormente, se comprobó que la terapia de oxigeno hiperbárico tenía mucha utilidad en múltiples patologías como la osteomielitis, las lesiones radioinducidas -tan comunes en los pacientes oncológicos-, el cuidado del pie diabético y, en general, múltiples patologías que se caracterizan por falta de oxigenación de los tejidos.

 

Me sigue apasionando la medicina y los pacientes como el primer día.

 

Cada veinte años nace un Doctor como Manuel Salvador. Un auténtico honor tenerle en nuestro Comité Científico. ¡Gracias por acompañarnos!  María Huerta. Voluntaria de AEPA ATM.

 

Asociación Española de Pacientes con Disfunción de ATM, Neuralgia del Trigémino y Dolor Neuropático (AEPA ATM)

 

www.pacientesatm.com

aepa@pacientesatm.com

Tflno: 91 827 23 72

C/ Monteleón n 8.

28004 Madrid

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   



Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.