Farmanews.com

Notas de Prensa  

Cardiovascular. 25 de marzo de 2011

La importancia de los triglicéridos como factor de riesgo cardiovascular, a debate

El Symposium Nacional de Hipertrigliceridemias debatirá durante dos días diferentes aspectos de esta enfermedad como tratamiento, consecuencias o su importancia como factor de riesgo

La coordinación entre Atención Primaria y Especializada, clave para el correcto manejo de los pacientes

Los ácidos grasos omega-3 de prescripción se imponen por sus características hipertrigliceridemiantes

La Sociedad Española de Arterioesclerosis (SEA) celebra hoy jueves y mañana viernes el II Symposium Nacional de Hipertrigliceridemias. El programa científico está centrado en distintos aspectos como la importancia del triglicérido como factor de riesgo no resuelto, las consecuencias de la hipertrigliceridemia, el tratamiento de la enfermedad y la coordinación entre la Atención Primaria y la especializada para mejorar el manejo de los pacientes.

 

Como señala el presidente de la SEA, el doctor Juan Carlos Pedro-Botet, el Symposium “es el fruto de las sinergias de dos instituciones: la SEA y Laboratorios Ferrer, sobre un ‘artista invitado’ común, los triglicéridos. La Red de Hipertrigliceridemias de la SEA, aunque relativamente joven, ha demostrado tener un potente motor en el campo de la investigación traslacional, con una nada despreciable producción científica y un entusiasmo insólito que augura un futuro muy exitoso”.

 

Además, la SEA prepara en la actualidad un ambicioso documento de consenso sobre hipertrigliceridemias junto a la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria SEMERGEN. “Va a ser el primer documento de consenso de tres sociedades científicas españolas, no existiendo ningún precedente en Europa, ni EEUU”, destaca Pedro-Botet.

 

Hipetrigliceridemia como marcador de riesgo cardiovascular

 

La hipertrigliceridemia es un marcador de riesgo cardiovascular, es decir, una concentración elevada identifica a un grupo de personas con un mayor riesgo de desarrollar problemas cardiovasculares futuros. “Dado que los triglicéridos elevados con frecuencia se asocian a otros factores de riesgo, como la obesidad, la diabetes o a tener un colesterol-HDL bajo, parte del riesgo cardiovascular atribuible a los triglicéridos deriva del hecho de tener estas enfermedades asociadas y otra parte a los triglicéridos en sí mismos”, recuerda el doctor José María Mostaza, de la unidad de arterioesclerosis del Hospital Carlos III de Madrid.

 

Las causas mas frecuentes de hipertrigliceridemia son la obesidad, el sedentarismo, el consumo de alcohol y la diabetes. Otras causas menos frecuentes son el consumo de determinadas medicinas, una dieta muy rica en grasas y en azúcares y las enfermedades del tiroides. En un porcentaje importante de casos no se descubre ninguna causa y el problema es probablemente genético, aunque es muy frecuente que se mezcle un problema genético con un problema de otro tipo.

 

Como indica el doctor Mostaza, el principal problema que puede aparecer en una persona con triglicéridos altos, además de un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, es la pancreatitis, una inflamación grave del páncreas que requiere ingreso hospitalario y puede llevar a la muerte.

 

 

Tratamiento de la hipertrigliceridemia

 

“El tratamiento de la hipertrigliceridemia debe abordarse calculando el riesgo cardiovascular global y el colesterol no-HDL. Si este está aumentado, se establece el tratamiento con una estatina y tras ello se añade, si es necesario, un fármaco para la reducción de la hipertrigliceridemia”, resume el doctor Juan Ascaso, catedrático de la Universidad de Valencia. En caso de hipertrigliceridemia grave, deberá instaurarse siempre el tratamiento con un fármaco que disminuya los niveles de triglicéridos plasmáticos, para tratar el riesgo cardiovascular y el riesgo de pancreatitis.

 

“En este sentido, los ácidos grasos omega-3 de prescripción son unos hipertrigliceridemiantes potentes, bien tolerados, sin efectos secundarios y pueden asociarse a estatinas y a otros fármacos hipolipemiantes y no interaccionan con otros fármacos o alimentos. Las ventajas que presentan los ácidos grasos omega-3 de prescripción sobre otros tratamientos son su nula interferencia farmacológica y que no se metabolizan en el hígado por la vía del citocromo y no se eliminan por vía renal, por lo que pueden ser utilizados en sujetos con hipertrigliceridemia y disminución de la función renal”, añade el doctor Ascaso.

 

Coordinación, imprescindible

 

Para el doctor Xavier Pintó, coordinador de la Unidad de Lípidos y Riesgo Vascular del Hospital de Bellvitge (Barcelona), la coordinación entre la Atención Primaria y la Hospitalaria es “fundamental” para lograr un control adecuado y a largo plazo de los pacientes con un exceso de triglicéridos. “Estos pacientes requieren un seguimiento prolongado que contribuya a mantener unos hábitos de vida saludables y un peso corporal óptimo, tarea en la que la Atención Primaria tiene el papel principal. El hospital desempeña una labor de carácter diagnóstico y terapéutico de las hipertrigliceridemias y las dislipemias mixtas. Es decir, los excesos de triglicéridos asociados a un exceso de colesterol, más graves o de mayor complejidad en su manejo y que, por ejemplo, requieran del uso de fármacos o de combinaciones de éstos de uso más restrictivo”, recalca el doctor Pintó.

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   


Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.