Farmanews.com

Notas de Prensa  

Oncología. 27 de septiembre de 2007

El impacto de la anemia inducida por quimioterapia

La anemia es un efecto secundario común en el tratamiento del cáncer con quimioterapia que puede causar en los pacientes astenia (cansancio) grave y está asociada con mayor riesgo relativo de mortalidad y mayor uso de recursos sanitarios.

En Europa Occidental se diagnostican anualmente 1,8 millones de nuevos pacientes de cáncer y una tercera parte recibe tratamiento quimioterápico, padeciendo anemia más de la mitad de los pacientes tratados. En España, la anemia está presente entre un 33% y un 75% de los pacientes oncológicos, dependiendo del tipo de cáncer y del régimen de quimioterapia.

La anemia se produce por la reducción del número de glóbulos rojos o de la cantidad de hemoglobina disponible en la sangre, lo que conlleva un menor aporte de oxígeno a los tejidos (hipoxia) y hace que los tumores sean más agresivos y resistentes al tratamiento de quimioterapia y radioterapia. La anemia puede cursar con complicaciones clínicas, afectando negativamente la respuesta del paciente al tratamiento y acortando su supervivencia.

Además, los pacientes con anemia utilizan más recursos sanitarios que los que no la tienen, estimándose en el doble de admisiones hospitalarias, un 33% más de servicios médicos y recetas y un 70% más de duración de la estancia hospitalaria.

En un estudio de 379 pacientes con cáncer, el 76% consideraron la astenia como el síntoma más significativo durante la quimioterapia. El 91% de los que experimentaron astenia informaron que les impedía llevar una vida normal mientras que el 88% indicaron que les causaba una alteración en su rutina diaria.

El objetivo de tratar la anemia inducida por quimioterapia es incrementar los niveles de hemoglobina para reducir la astenia y mejorar la calidad de vida. Su manejo actual se basa en la administración de agentes estimuladores de la eritropoyesis (AEE) evitando las principales desventajas de las transfusiones, que son:

-A menudo no consiguen que el paciente llegue a niveles normales de hemoglobina y además pueden causar fluctuaciones de éstos y sobrecarga de hierro.

-Tienen un efecto transitorio.

-No parecen mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer.

-Dependen de un recurso limitado como son las reservas de sangre.

-Su administración es más complicada que la de los AEE, lo que hace necesario el uso de más recursos sanitarios.

-Existe riesgo de transmisión de infecciones, así como de sufrir otras reacciones inmunológicas.

-Se asocian con efectos metabólicos y circulatorios. Muchas complicaciones son causadas por la interacción de los anticuerpos de donante y paciente.

-Existe la posibilidad de que haya reacciones hemolíticas por incompatibilidad entre donante y receptor.

-Hay riesgo de reacción tardía debido al desarrollo de anticuerpos contra las células transfundidas o las plaquetas.

-Puede haber inmunosupresión crónica.

-Hay mayor riesgo de recaída en pacientes transfundidos, quizá por una disminución de las defensas del organismo contra el tumor.

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   


  • Día Mundial del Ictus
  • Fecha: 27 de noviembre de 2017
  • Lugar: Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades C/ Condesa de Venadito, 34. Madrid

Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.