Farmanews.com

Notas de Prensa  

PACIENTES. 16 de mayo de 2011

Enseñan a mejorar su vida sexual a jóvenes con enfermedad renal

Uno de los aspectos menos conocido y estudiado es la influencia que tiene la insuficiencia renal crónica (IRC) y el tratamiento renal sustitutivo en la sexualidad de estos pacientes. Algo especialmente importante cuando se trata de jóvenes que van a tener que convivir con esta enfermedad durante toda la vida

En este desconocimiento ha influido notablemente la escasa atención que en general los nefrólogos prestan al tema, en parte por cierta reticencia que manifiestan  a dialogar con el paciente sobre aspectos considerados íntimos y personales como es la sexualidad,  además de por la carencia de un tratamiento realmente eficaz en muchos casos.

 

El tema de la sexualidad ha sido uno de los principales abordados durante el IV Encuentro de Jóvenes con Enfermedad Renal que organizado por la Fundación Renal ALCER  y ALCER Córdoba se celebró en Córdoba los días 14 y 15 de Mayo y al que asistieron 48 jóvenes de diferentes ciudades, acompañados por 14 familiares.

 

La Dra. Mª Antonia Álvarez De Lara Sánchez (Nefróloga del H.U. Reina Sofia de Córdoba), la Dra. Paloma Sanz Martínez (Nefróloga del H. USP San Camilo)  y Dña. Araceli Granados Trujillo (Psicóloga de ALCER Córdoba) fueron las encargaras de orientar a pacientes y familiares sobre “el contacto íntimo en el paciente renal”.

 

Para empezar, la Dra Paloma Sanz contó la experiencia que realizó en el Foro de ALCER, donde preguntó a los propios jóvenes cual era su visión sobre la relación entre su enfermedad y su vida sexual.

 

Los jóvenes se refirieron a cómo en las primeras etapas de la enfermedad sufren ansiedad ante el temor a lo desconocido en este asunto o cómo la diálisis disminuye considerablemente la apetencia sexual hasta llegar a asumir de forma gradual que el sexo no forma parte de tu vida. También hubo quien comentó la desaparición del deseo hasta no tener ninguna relación en todo el año con su pareja y cómo esa misma persona al ser trasplantada recuperó su vida sexual activa de una forma total. Entre las respuestas hubo comentarios sobre la inseguridad para el sexo que provoca el hecho de tener que llevar puesto un catéter, la fístula, nuevas cicatrices o la hinchazón abdominal. También hubo quienes respondieron no tener claro si estas variaciones en la vida sexual son fruto de los cambios físicos o de los emocionales.

 

Según las expertas que participaron en este Encuentro de Jóvenes, los enfermos renales padecen una disfunción sexual  que tiene un componente físico-orgánico que es multifactorial. Entre los factores que lo desencadenan pueden estar la alteración hormonal (hipogonadismo primario + hiperprolactinemia), la comorbilidad asociada (alteraciones circulatorias, neuropatía, etc), la anemia, el tratamiento con EPO, el hiperparatiroidismo, la  fatiga que provoca la diálisis, los fármacos, la desnutrición o el déficit de zinc.

 

La alteración del eje hipotálamo-hipofisario-gonadal es responsable de las alteraciones hormonales que influyen en esta disfunción sexual. En el caso de las mujeres hay una disminución de los niveles de testosterona, progesterona y estrona, y un aumento de prolactina. Las consecuencias de estos cambios hormonales en las mujeres producen alteraciones del ciclo menstrual (oligomenorrea) e incluso la ausencia de menstruación (amenorrea). También la secreción espontánea de leche (galactorrea) debido al exceso de prolactina, una menor lubricación vaginal, infertilidad por ausencia ovulación y la disminución de la líbido y el orgasmo, aparecen en las mujeres con enfermedad renal.

En el caso del hombre disminuye la testosterona y DHT, el estradiol puede disminuir o mantenerse y aumentan LH, FSH, prolactina y Gn-RH. Las posibles consecuencias son el agrandamiento de las mamas (ginecomastia), disminución de la líbido y potencia sexual, así como disminución de la calidad del semen, infertilidad y disfunción eréctil-impotencia.

Algunos de los medicamentos que toman los pacientes con insuficiencia renal crónica pueden contribuir a esta disfunción sexual, siendo los más habituales los antidepresivos, ansiolíticos, antihistamínicos y antihipertensivos (sobre todo las  tiazidas y los beta bloqueantes).

Además de los factores orgánicos, factores piscológicos como estrés, depresión reactiva, ansiedad, autoestima, miedos, etc y factores sociales como el trabajo, el entorno, los amigos, la familia, etc interaccionan entre ellos influyendo todos en la disfunción sexual. Entre los objetivos de la terapia psicológica se comentaron las técnicas para afianzar la autoestima, técnicas de comunicación en pareja, trabajar la afectividad, educar a la pareja en la anatomía, fisiología y en el amplio abanico de posibilidades del sexo, así como tener una visión global de la vida sexual (redescubrir el cuerpo a través de masajes y juegos sexuales - sensuales).

Especialmente delicado en las enfermas renales es el tema de la maternidad. El embarazo en mujeres con enfermedad renal es un Embarazo de Riesgo, esto supone mayor frecuencia de abortos, prematuridad, así como mayor comorbilidad en la mujer, como es la hipertensión, preeclampsia. Una creatinina estable menor de de 2 mg/dL, ausencia de HTA y/o proteinuria, ajuste de inmunosupresores, son entre otras, algunas de las recomendaciones para la joven trasplantada que desee quedarse embarazada.

La sesión tuvo un gran dinamismo marcado por la preguntas de los asistentes. Para poder plantear las dudas con total libertad y que el estar delante la pareja o familiar no fuese un impedimento a esa libertad, se utilizó un sistema de preguntas anónimas.

 

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   

No hay próximas convocatorias
Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.