Farmanews.com

Notas de Prensa  

Cardiovascular. 11 de agosto de 2011

Cambios en la actividad física y la alimentación pueden hacer que los diabéticos descuiden el control de la enfermedad en verano

Además, las alteraciones en los horarios y los viajes suelen romper las pautas de control que mantienen las personas con diabetes durante el resto del año.

Las personas con diabetes tipo 2 y sobrepeso suelen descuidar la alimentación durante el verano, ya que se tiende a comer más alimentos que engordan y entre horas, y disminuyen su actividad física habitual. Según los expertos, esos kilos de más son muy difíciles de perder tras las vacaciones.

Mantener en la medida de lo posible los horarios regulares, controlar la alimentación y realizar más controles de glucemia para poder corregir los excesos y defectos en la dieta y actividad física, son algunas pautas que estos pacientes deben seguir para mantener un buen control también en verano.

Además, los expertos recomiendan tomar precauciones antes de conducir un vehículo: practicar un autocontrol de glucosa en sangre, parar y repetirlo cada dos horas, ir bien identificado, etc., con el fin de detectar y evitar las hipoglucemias que pueden poner en peligro la vida del conductor, acompañantes y otros conductores.

Durante el verano y las vacaciones estivales, todos nos sometemos a cambios en nuestra vida cotidiana. Estos cambios pueden repercutir en que las personas con diabetes tengan un empeoramiento del control de la enfermedad, algo que puede pasar factura. “El cambio en los horarios de la rutina diaria, en la actividad física en cuanto al momento del día de realizarla y cantidad y en la alimentación, así como los viajes, conllevan a que las personas con diabetes descuiden una serie de pautas que se siguen durante el resto del año, lo que puede conllevar un mal control de la enfermedad”, explica el doctor Martín López de la Torre, uno de los coordinadores del Grupo de Trabajo en Diabetes de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

En el caso de las personas con diabetes tipo 2, muy asociada al sobrepeso y la obesidad -nueve de cada 10 casos corresponde a este tipo de diabetes-, se suma el problema del aumento del peso durante las vacaciones. Según el doctor López de la Torre, “se estima que los diabéticos tipo 2 ganan entre tres y cinco kilos de peso en verano. Esto conlleva un empeoramiento del control de la diabetes y, además, son kilos muy difíciles de perder después de las vacaciones”. En este sentido, más allá de la época estival, la diabetes tipo 2 es una gran epidemia para los países desarrollados, cuya prevalencia aumenta con la obesidad. Así, se prevé que las cifras de diabetes tipo 2 vayan en aumento en todo el mundo debido al estilo de vida sedentario, el sobrepeso y la obesidad. De hecho, se estima que el 75-80% de las personas con diabetes tipo 2 tiene obesidad.

 

Por otro lado, los datos indican que el 60% de estos pacientes no alcanza un control óptimo de la enfermedad, es decir, de los 246 millones de personas que padecen diabetes tipo 2 en el mundo, en torno a 150 millones tienen un nivel de glucosa en sangre superior al objetivo.

 

“Estas personas –añade este experto- suelen descuidar la alimentación durante el verano, ya que se tiende a comer más alimentos que engordan y entre horas, y disminuyen su actividad física habitual. No obstante, es muy importante que no ganen peso mediante el control de la alimentación también durante las vacaciones y la realización de actividad física desde el principio y de forma continuada, como natación, bicicleta o paseos, algo que además puede procurarles un mayor disfrute del verano”.

Consejos para mantener el control de la diabetes en verano

El control de la diabetes en verano y durante las vacaciones es posible. “Sólo es necesario adoptar una serie de pautas de control”, destaca el doctor López de la Torre:

  • Mantener en la medida de lo posible horarios regulares
  • Controlar la alimentación, de forma que sea lo más similar posible a la del resto del año, al menos en cuanto a regularidad y distribución de alimentos.
  • Realizar más controles de glucemia para poder vigilar y corregir las variaciones en la dieta y actividad física
  • En personas que utilizan insulina, cuando realicen viajes, sobre todo transatlánticos, mantener los horarios de insulina y comidas cuando éstos sean cortos, y adaptarlos a los nuevos ritmos de alimentación y descanso
  • Todo el que viaje debe ir bien identificados, con un listado de sus medicamentos (con los principios activos siempre que viajen a países extranjeros), el último informe médico. Además es recomendable que lleven consigo las medicaciones e insulina que puedan necesitar, para evitar los errores o falta de disponibilidad de los mismos en lugares distintos del habitual (no en todos los países los medicamentos están comercializados con igual nombre o dosis)
  • En las personas que utilizan insulina o medicamentos que bajen la glucemia, no olvidar llevar consigo, como el resto del año, suplementos de hidratos de carbono e incluso un kit de glucagón, por si se presenta una bajada de glucosa en sangre (hipoglucemia).
  • No olvidar la conservación adecuada de los medicamentos, y especialmente preservar la insulina del calor.
  • Tomar precauciones antes de conducir vehículos, sobre todo para hacer desplazamientos más largos de lo habitual: hacerse un control de glucosa en sangre al inicio, parar y repetir ese control cada dos horas, aparcar ante el menor síntoma, ir siempre bien identificado, etc., con el fin de evitar y detectar hipoglucemias que pueden poner en peligro la vida del conductor, acompañantes y otros conductores

Consecuencias del mal control de la diabetes

Con frecuencia, las personas con diabetes descuidan el control de la enfermedad en verano por ser sólo un periodo corto de tiempo. No obstante, en palabras del doctor López de la Torre, “nunca hay que descuidar el control por corto que sea el periodo de tiempo; el mal control de la diabetes se asocia a complicaciones muy graves y todos los días cuentan para evitarlas y/ o retrasar su aparición”.

En este sentido, la diabetes es la cuarta causa de muerte en la mayoría de los países desarrollados, el 50% de las personas con diabetes padece retinopatía diabética, aumenta de 2 a 3 veces la frecuencia de infarto de miocardio, por encima de 2 veces la trombosis cerebral, y es responsable del 20% de las amputaciones de las extremidades inferiores.

Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) es una sociedad científica compuesta por Endocrinólogos, Bioquímicos, Biólogos y otros especialistas que trabajan en el campo de la Endocrinología, Nutrición y Metabolismo, para profundizar en su conocimiento y difundirlo.

En la actualidad, la SEEN está formada por 1.500 miembros, todos ellos implicados en el estudio de las hormonas, el metabolismo y la nutrición. Está reconocida como una Sociedad Científica de referencia en estas áreas temáticas entre cuyos objetivos se encuentra la generación de nuevos conocimientos y su traslado a la  atención clínica que conlleve mejoras en el diagnóstico y el tratamiento de todos aquellos pacientes con enfermedades endocrinológicas y/o nutricionales.

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   

No hay próximas convocatorias
Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.