Farmanews.com

Notas de Prensa  

Alergología. 16 de abril de 2012
En primavera,

El humo del tabaco agrava los síntomas alérgicos

El tabaco contiene sustancias químicas que irritan las mucosas respiratorias y provocan una mayor exposición de éstas a los alérgenos

El tabaco ocasiona un agravamiento de la sintomatología y puede producir una mayor resistencia al tratamiento con antihistamínicos

Es recomendable que los fumadores alérgicos soliciten ayuda profesional en las Unidades de cesación tabáquica
Madrid, 16 de abril de 2012.- La primavera ha llegado y, con ella, entre el 15 y el 20% de la población española ya ha comenzado a padecer los incómodos síntomas de la alergia al polen. Aunque la utilidad de los antihistamínicos, los antialérgicos y las vacunas preventivas para paliar los efectos de los alérgenos es conocida, lo cierto es que existe otra fórmula menos conocida y más económica que ayuda a muchas personas a superar estas molestias: dejar de fumar.

Las previsiones para esta primavera sitúan la concentración del polen de gramíneas (que afecta al 80% de las personas con alergia al polen) en torno a los 2.600 granos/m3, cuando la mayoría de los pacientes ya presentan síntomas a partir de los 50 granos/m3.[i] La congestión nasal, los ojos rojos, la conjuntivitis y los estornudos son algunas de las señales inequívocas que delatan la existencia de una reacción alérgica al polen.

Para evitar que se desencadenen estas manifestaciones o atenuar su impacto, es importante que el paciente adopte determinadas medidas. Según el doctor Pedro Ojeda, director de la Clínica Ojeda de Asma y Alergia, dejar de fumar es una de ellas, ya que el humo del tabaco contiene 4.700 sustancias químicas que aumentan la facilidad del alérgeno de penetrar en el organismo, impactando de una doble manera sobre las vías respiratorias. "El humo del tabaco es un claro irritante de las mucosas respiratorias" explica el especialista, quien añade que también provoca "una mayor exposición de la mucosa a los alérgenos, al disminuir su capacidad de eliminación del moco que sirve como depurador del aire que respiramos".

Como resultado, se prolonga la permanencia del alérgeno en la mucosa y, por lo tanto, se produce el recrudecimiento de los síntomas en los fumadores, aunque no son ellos los únicos perjudicados. También las personas con alergia que se exponen de manera indirecta al humo del tabaco presentarán un agravamiento de la sintomatología (aunque no de forma tan acentuada como los primeros), pudiendo existir también una mayor resistencia al tratamiento con antihistamínicos. Según el doctor Ojeda, "el alérgico puede notar que sus síntomas de irritación de los ojos, congestión nasal o estornudos, e incluso el asma, empeoran con la exposición indirecta al humo de tabaco."

Además, apunta el doctor, "hay estudios que demuestran claramente que la exposición de bebés y niños pequeños a humo de tabaco dentro de la casa, e incluso que los bebés nacidos de madres fumadoras, comportan mayor riesgo de padecer problemas respiratorios a lo largo de su desarrollo, entre ellos el asma".

Nunca es demasiado tarde

Si bien debido a los efectos residuales del humo de tabaco conviene que el paciente alérgico deje de fumar en las semanas previas a la llegada de la primavera, el doctor Pedro Ojeda sostiene que nunca es tarde para dar este paso y anima a hacerlo también una vez que ha comenzado esta estación.

En este sentido, recuerda que una vez tomada la decisión de superar la adicción, sólo un pequeño porcentaje de individuos consigue dejar de fumar por sí mismo. "La gran mayoría necesitará una orientación profesional, el empleo de medicamentos que disminuyan los efectos de la adicción a la nicotina cuando ésta se retira y el apoyo y refuerzo psicológico y social durante el proceso de cesación e incluso una vez abandonado el consumo. Para ello, la recomendación es que estas personas busquen la ayuda profesional en las Unidades de cesación tabáquica", aconseja el experto.

Gracias al apoyo que el paciente recibe en estas Unidades, las posibilidades de éxito de la cesación aumentan considerablemente. De hecho, una breve conversación de entre 2 y 5 minutos de duración con el médico ya incrementa significativamente las posibilidades de éxito[ii], llegando incluso a duplicarlas. Si además, las visitas al médico se complementan con una terapia farmacológica adecuada, algunos estudios evidencian que se pueden prevenir 1 de cada 16 muertes prematuras por enfermedad cardiovascular entre fumadores.[iii],[iv]

Pfizer, Trabajando juntos por un mundo más sano

Fundada en 1849, Pfizer es la mayor compañía biomédica que impulsa nuevas iniciativas en favor de la salud. En Pfizer, descubrimos, desarrollamos y ponemos a disposición de los pacientes y de los profesionales sanitarios medicamentos eficaces, seguros y de calidad, para tratar y ayudar a prevenir enfermedades, de personas y de animales. También, trabajamos junto a los profesionales y las autoridades sanitarias para garantizar el acceso a nuestras medicinas, y para ofrecer mejor asistencia sanitaria y apoyo a los sistemas de salud. En Pfizer, todos los colaboradores trabajamos cada día para ayudar a las personas a tener una vida más sana y a disfrutar de mayor calidad de vida.

[i] Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)
[ii] Hughes JR. New Treatments for Smoking Cessation. CA Cancer J Clin. 2000; 50: 143 – 151
[iii] Cahill K et al. Nicotine receptor partial agonists for smoking cessation. The Cochrane Library 2007: Issue 1
[iv] Doll R et al. Mortality in relation to smoking: 50 years’ observations on male British doctors. BMJ; 2004

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   


Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.