Farmanews.com

Notas de Prensa  

Dolor. 07 de noviembre de 2012
La xxxix jornada fuinsa reúne a médicos especialistas en oncología, cuidados paliativos y unidades de dolor para debatir sobre el abordaje del dolor irruptivo en pacientes oncológicos

Expertos destacan el infradiagnóstico del dolor irruptivo en los pacientes con cáncer

• El 85% de los pacientes con cáncer experimenta dolor, y de ellos, entre un 60 y un 95% sufre episodios de dolor irruptivo, que se caracterizan por ser cortos y por su elevada intensidad. A pesar de ser muy común, existe una falta de diagnóstico de este tipo de dolor.

• En ocasiones, los pacientes no informan a su médico de la existencia del dolor por temor a que indique un avance en la enfermedad. Sin embargo, su identificación es clave para que quienes lo sufren puedan recibir tratamiento específico.

• Médicos especialistas en Oncología, Cuidados Paliativos y Unidades de Dolor se dan cita en Sevilla para tratar los últimos avances en una Jornada organizada por FUINSA (Fundación para la Investigación de la Salud) y promovida por Takeda.

Diagnosticar correctamente el dolor irruptivo, un tipo de dolor muy común en pacientes con cáncer que se caracteriza por su elevada intensidad y su corta duración, es esencial para que quienes lo sufren puedan recibir el tratamiento adecuado y específico.  Este ha sido uno de los temas principales abordados durante la XXXIX Jornada Fuinsa “Abordaje del Dolor Irruptivo en Pacientes Oncológicos”, celebrada recientemente en el Colegio de Médicos de Sevilla.  La Jornada, organizada por FUINSA (Fundación para la Investigación de la Salud) y promovida por Takeda, ha reunido a especialistas en Oncología, Cuidados Paliativos y Unidades de Dolor.  

“El dolor irruptivo es una de las grandes preocupaciones de los pacientes con cáncer porque afecta a su calidad de vida y a su estado de ánimo”, asegura Dña. Begoña Barragán, presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC) y una de las ponentes de la jornada. Esto afecta al día a día de los pacientes ya que, según Barragán, “la incertidumbre que produce la posibilidad de que el dolor aparezca, hace que los pacientes se sientan limitados para realizar actividades cotidianas”.
Para el Dr. Jerónimo Herrera, Presidente de la Asociación Andaluza del Dolor, “el dolor irruptivo está mal diagnosticado porque no se hace una evaluación adecuada”, y además existe una “falta de conocimientos sobre las características” de este tipo de dolor.  

Los episodios de dolor irruptivo pueden surgir en pacientes con cáncer aunque su dolor crónico esté controlado de manera adecuada y estable.  Estos episodios intensos y de corta duración necesitan tratamientos específicos para el abordaje de este tipo de dolor, ya que el tratamiento de base que tiene el paciente no es suficiente.  “El dolor irruptivo requiere un tratamiento adecuado que se adapte a las características de la patología”, explica el Dr. Herrera.  Es decir, las terapias empleadas “tienen que tener un inicio muy rápido y de corta duración, para evitar la aparición de efectos secundarios”.  

Miedo a comunicárselo al médico

Es necesario un correcto diagnóstico en el que también deben participar los pacientes.  “Muchos de los pacientes no comunican a sus médicos la existencia del dolor por temor a escuchar que la enfermedad avanza y asumen el dolor como parte de la evolución de su enfermedad”, afirma Barragán.  “Es fundamental que el profesional sanitario indague e informe sobre el dolor al paciente para poder realizar un correcto diagnóstico y, en consecuencia, el tratamiento más adecuado”. 

La presencia de dolor irruptivo “empeora claramente la calidad de vida y la capacidad funcional de las personas que lo padecen”, asegura D. Juan Antonio Guerra de Hoyos, Director del Plan Andaluz de Atención a Personas con Dolor y otro de los ponentes. Para mejorar la atención a los pacientes con esta dolencia, Guerra de Hoyos destaca el desarrollo y puesta en marcha del Plan Andaluz de Cuidados Paliativos y del Plan Andaluz de Atención a Personas con Dolor.  “En el primero se encuadra el Proceso Asistencial Integrado de Cuidados Paliativos y en el segundo el Proceso Asistencial Integrado Dolor Crónico”, y a caballo de ambas iniciativas “se ha desarrollado y se está implantando la Guía de Uso Seguro de Opioides en Pacientes en Situación Terminal, que aborda directamente el problema del dolor oncológico incluyendo el dolor irruptivo”.  A estas estrategias se añaden otras entre las que cabe destacar “una gran cantidad de actividades formativas en el área de cuidados paliativos y en la del abordaje del dolor”, afirma Guerra.

 

Sobre el dolor irruptivo

El 85% de los pacientes oncológicos experimenta dolor y, de ellos, entre un 60 y un 95% sufre dolor irruptivo.  Este tipo de dolor aparece de manera repentina en pacientes cuyo dolor de base oncológico (crónico) está controlado de manera adecuada y relativamente estable. Los pacientes pueden experimentar un episodio de este tipo hasta cuatro veces al día, y cada episodio puede durar de media unos 30 minutos.  Esto afecta muy significativamente a la calidad de vida de estos pacientes. 

La apertura de la Jornada ha corrido a cargo de Dña. Mª José Huertas, Directora de Relaciones Institucionales de Takeda, y D. Antón Herreros, Director General de FUINSA.  El encuentro se ha dividido en dos mesas principales. La primera, llamada “El paciente oncológico y su dolor” y moderada por D. Antonio Torres, Director Gerente de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, ha sido impartida por Dña. Begoña Barragán, presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC).  

La segunda mesa, titulada “Dolor irruptivo en el paciente oncológico: tres puntos de vista” y moderada por Antón Herreros, ha tenido como ponentes a la Dra. Ana Casas, oncóloga médica del Hospital Universitario Virgen del Rocío, el Dr. Jaime Boceta, médico del Hospital Universitario Virgen de la Macarena, y D. Jerónimo Herrera, Presidente de la Asociación Andaluza del Dolor y Asistencia Continuada.  La jornada ha finalizado con la ponencia “La estrategia de Andalucía”, de D. Juan Antonio Guerra, Director del Plan Andaluz de Dolor. 

 

Sobre Takeda Farmacéutica España

Takeda Farmacéutica España,  con sede social en Madrid, es la filial española de marketing y ventas de Takeda Pharmaceutical Company Limited. 

Como la mayor compañía farmacéutica de Japón y una de las compañías líderes de la industria, la misión de Takeda es dirigir sus esfuerzos para mejorar la salud de pacientes de todo el mundo a través de una innovación líder en el campo de la medicina.  La compañía tiene una presencia comercial en más de 70 países, con particular fortaleza en Asia, Norteamérica, Europa y en mercados emergentes de rápido crecimiento como Latinoamérica, Rusia-CIS y China.  Takeda ocupa la posición número 12 en el ranking mundial de compañías farmacéuticas, el número 14 en los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China) y el 18 en Europa.  La presencia comercial de Takeda cubre principalmente las áreas terapéuticas de enfermedades metabólicas, gastroenterología, oncología, salud cardiovascular, enfermedades del sistema nervioso central, desórdenes inflamatorios e inmunológicos, enfermedades respiratorias y manejo del dolor. 

La información adicional sobre Takeda Farmacéutica España está disponible en la página web corporativa:  www.takeda.com  

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   

No hay próximas convocatorias
Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.