Farmanews.com

Notas de Prensa  

Guía. 18 de junio de 2013
Durante el xx congreso de la asociación española de enfermería de patología digestiva (aeepd), que se ha celebrado en valencia

Se presenta una Guía clínica práctica para el tratamiento del paciente con Parkinson avanzado

  • La labor del profesional de enfermería es primordial para conseguir un seguimiento adecuado de la terapia tanto por parte del propio paciente como de su cuidador 

Madrid, 18 de junio de 2013.-Durante los días 5, 6 y 7 de junio Valencia ha acogido la vigésima edición del Congreso de la Asociación Española de Enfermería de Patología Digestiva (AEEPD). En este contexto, Antonia Campolongo, enfermera y coordinadora de ensayos clínicos en la Unidad de Trastornos del Movimiento del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, de Barcelona ha presentado la “Guía clínica práctica para enfermería digestiva en pacientes con Parkinson de bomba de infusión continua de levodopa intraduodenal”, que además ha sido galardonada con el premio a mejor comunicación oral otorgada por el público. El objetivo de este trabajo es ofrecer una serie de recomendaciones con las que los profesionales de enfermería puedan unificar criterios e incrementar las habilidades a la hora de administrar el tratamiento avanzado con levodopa intraduodenal, una terapia para los pacientes de Parkinson avanzado. 

Actualmente en España, el 10% de los pacientes diagnosticados con Parkinson padecen la enfermedad en un estadio avanzado. En esta fase de la enfermedad, los fármacos orales pierden eficacia, y es necesario recurrir a otras terapias avanzadas con las que los pacientes pueden mantener los síntomas bajo control y mejorar su calidad de vida. Pese a que los estadios avanzados dificultan seriamente las actividades diarias del paciente, existen soluciones que intentan disminuir los síntomas y conseguir independencia funcional. 

Una de estas terapias, muy aceptada por los pacientes, es la levodopa intraduodenal, que se administra de forma continua por una sonda permanente a través de una gastrostomía endoscópica percutánea (PEG).Para la correcta implantación del medicamento, se hace necesario la involucración y estrecha colaboración del servicio de Digestivo. 

Además estos pacientes deben ser tratados también por neurólogos, endoscopistas y enfermería neurológica, por lo que es importante consensuar  y unificar conocimientos en un documento y actuar de la misma forma en todos los centros con el fin de transmitir confianza y seguridad al paciente. 

Según Antonia Campolongo “el objetivo final es que los pacientes reciban una óptima atención asistencial. Para ello esta guía pretende convertirse en un soporte práctico y visual que sirva de ayuda al personal de enfermería digestiva a la hora de ofrecer respuestas rápidas, eficaces y consensuadas en el tratamiento”. 

El personal de enfermería ejerce una labor muy importante en la mejora de la calidad de vida del paciente con Parkinson, quien recibe un cuidado personalizado que le facilita el cumplimiento de su tratamiento  y le permite estar más informado sobre su enfermedad. En los pacientes con Parkinson avanzado, y en concreto a los que reciben tratamiento con levodopa intraduodenal, el papel del profesional enfermero es fundamental para garantizar el éxito del tratamiento. Además, el profesional enseña y educa al paciente y a su cuidador en el manejo de la bomba de infusión, sus cuidados y cómo reconocer los síntomas de la enfermedad (ON, OFF, discinesias) para poder optimizar al máximo las dosis del fármaco.

 

Acerca  de la enfermedad de Parkinson (EP) 

La EP es una enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso central que afecta el área encargada de coordinar la actividad y tono muscular y los movimientos. Se estima que afecta a 150.000 personas en España, cifra que se prevé vaya en aumento como consecuencia del envejecimiento progresivo de la población. Esta alteración neurodegenerativa, la segunda más frecuente, es de causa desconocida y de curso crónico y progresivo. La edad media de aparición es 60 años, aunque en 1 de cada 5 personas es diagnosticada antes de los 50. 

La EP se manifiesta cuando unas células en el área del cerebro, denominada “sustancia negra”, dejan de funcionar y mueren. Estas células son las responsables de producir una sustancia llamada dopamina. La dopamina es un neurotransmisor, o mensajero químico, que transmite la información a las zonas del cerebro que controlan el movimiento y la coordinación. En los pacientes con EP, las células productoras de dopamina comienzan a morir, lo que provoca la reducción del neurotransmisor en determinadas estructuras cerebrales. 

A medida que la enfermedad progresa, los fármacos convencionales pierden eficacia, haciéndose necesario el empleo de terapias avanzadas (estimulación cerebral profunda del núcleo subtalámico, o infusiones continuas de levodopa o apomorfina). Los beneficios que aportan estas terapias al paciente influyen positivamente en su calidad de vida.

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   

No hay próximas convocatorias
Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.