Farmanews.com

Notas de Prensa  

Neurología. 30 de septiembre de 2013

Neurólogos andaluces abordan las principales novedades sobre enfermedad de Parkinson avanzada

  • En Andalucía, el 10% de los pacientes con Parkinson presentan la enfermedad en estado avanzado 
  • Mejorar la calidad de vida y reducir las complicaciones de estos pacientes, principales retos que se abordan en la actualidad

Málaga, 30 de septiembre de 2013.- El Grupo Andaluz de Trastornos del Movimiento  de la Sociedad Andaluza de Neurología (SAN) ha acogido la Reunión extraordinaria sobre enfermedad de Parkinson avanzada,  que ha contado con 25 neurólogos de 12 Hospitales andaluces especializados en el tratamiento de dicha enfermedad. El objetivo primordial que reunió a estos especialistas ha girado en torno a unificar criterios de diagnóstico y opciones terapéuticas en los casos de enfermedad de Parkinson avanzada. 

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa cuya sintomatología motora y no motora se agrava con el paso de los años. En Andalucía, el 10% de los pacientes  se encuentran en un estado avanzado, situación en la que no responden adecuadamente a los fármacos orales disponibles, aumentando la discapacidad y empeorando su calidad de vida. En estos casos se hace necesario revisar las opciones terapéuticas disponibles. Durante este encuentro, los expertos andaluces han debatido sobre dichas opciones y otros problemas relacionados con las fases avanzadas de la enfermedad como los trastornos cognitivo-conductuales y las alteraciones del equilibrio y la marcha. 

En este sentido el doctor Víctor Campos, que en la actualidad es coordinador del grupo andaluz de trastornos del movimiento de la sociedad a andaluza de neurología (GATM), y director del Área de Neurociencias del Hospital Xanit de Benalmádena, ha puesto de relevancia aspectos clave en el manejo de la enfermedad de Parkinson avanzado: “se trata de un problema grave que puede exigir un abordaje multidisciplinar. En este sentido las estrategias no orales de tratamiento pueden mejorar mucho la situación clínica del paciente con Parkinson avanzado, señala. Campos ha destacado la importancia de  diseñar consensuadamente la decisión terapéutica en un paciente concreto: “en este proceso el familiar/cuidador tiene un papel decisivo. Además, no deben olvidarse criterios de eficiencia a la hora de proponer un tratamiento personalizado”. 

Por su parte Jesús Olivares, neurólogo del Hospital de Torrecárdenas de Almería, ha valorado positivamente las mejoras obtenidas en la calidad de vida de los pacientes tratados con una de las opciones terapéuticas disponibles para afectados por enfermedad de Parkinson avanzado (la infusión intestinal de levodopa/carbidopa). “Esta técnica es una buena alternativa terapéutica en los casos de enfermedad de Parkinson con complicaciones motoras que no responden a terapia convencional y que no son candidatos o rechazan la opción quirúrgica”. 

Durante la reunión se ha debatido sobre las complicaciones motoras, los síntomas no motores,  o los factores que condicionan la evolución de la enfermedad de Parkinson a enfermedad de Parkinson avanzada, entre otros. Víctor Campos ha valorado este tipo de encuentros, que sirven para “ajustar decisiones de acuerdo a la buena práctica clínica, elevar el nivel científico de los neurólogos asistentes y para complementar la formación de los residentes, con el beneficio inmediato que ello conlleva para los pacientes. La importancia de estos eventos es doble: por un lado posibilitan el cambio constante de opiniones entre expertos de diferentes lugares y por otro uniforman los criterios terapéuticos”.

 

 

Acerca  de la enfermedad de Parkinson (EP) 

La EP es una enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso central que afecta el área encargada de coordinar la actividad y el tono muscular y los movimientos. Se estima que afecta a 150.000 personas en España, cifra que se prevé vaya en aumento como consecuencia del envejecimiento progresivo de la población. Esta alteración neurodegenerativa, la segunda más frecuente, es de causa desconocida y de curso crónico y progresivo. La edad media de aparición es 60 años, aunque en 1 de cada 5 personas es diagnosticada antes de los 50.

La EP se manifiesta cuando unas células en el área del cerebro, denominada “sustancia negra” dejan de funcionar y mueren. Estas células son las responsables de producir una sustancia llamada dopamina. La dopamina es un neurotransmisor, o mensajero químico, que transmite la información a las zonas del cerebro que controlan el movimiento y la coordinación. En los pacientes con EP, las células productoras de dopamina comienzan a morir, lo que provoca la reducción del neurotransmisor en determinadas estructuras cerebrales.

A medida que la enfermedad progresa, los fármacos convencionales pierden eficacia, haciéndose necesario el empleo de terapias avanzadas (estimulación cerebral profunda del núcleo subtalámico, o infusiones continuas de levodopa o apomorfina). Los beneficios que aportan estas terapias al paciente influyen positivamente en su calidad de vida.

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   


Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.