Farmanews.com

Notas de Prensa  

06 de noviembre de 2013
La obesidad ha aumentado un 10% en los últimos 25 años

6 de cada diez hombres con disfunción eréctil sufren exceso de peso

 Un 18,6% de la población masculina adulta española padece obesidad, y un 44,2% sobrepeso

Madrid, 6 de noviembre de 2013. 6 de cada 10 hombres con disfunción eréctil sufren exceso de peso, según un estudio realizado por el Instituto de Medicina Sexual (IMS). El crecimiento de la obesidad, cuya incidencia ha aumentado un 10% en los últimos 25 años, según la Encuesta Nacional de Salud de España (ENSE), “está siendo parejo al de disfunción eréctil (DE), de la que es una de las principales causas”, advierte el doctor Mariano Rosselló Barbará, director médico del IMS de Madrid y del Centro de Urología de Palma de Mallorca. El 18,6% de la población masculina española tiene obesidad y un 44,2% sobrepeso, de acuerdo con la ENSE. 

“Hay que tener en cuenta que, por un lado, el incremento en la hipertensión arterial y la disminución del calibre de las arterias helicinas del pene afectan al riego sanguíneo de éste, y por lo tanto, no se puede alcanzar una erección con rigidez satisfactoria”, explica el doctor Rosselló. Por otro lado, añade, los hombres obesos suelen sufrir “una disminución en la producción de testosterona y esto afecta a la libido, a la calidad de la erección y suelen llevar asociados otros trastornos que también contribuyen a la DE”.  Un estudio realizado en Philadelphia, publicado el pasado julio en la revista Surgery of Obesity and Related Diseases, permitió comprobar como “el 36% de los hombres que se sometían a cirugía bariátrica padecían disfunción eréctil, trastorno que también sufría el 20% de los que buscaba perder peso sin cirugía”. 

Se calcula que más de 2 millones de españoles sufren disfunción eréctil, aunque la prevalencia aumenta con la edad. Así, entre los 18 y los 40 años afecta al 17% de los hombres; entre los 40 y los 70 años, al 47%, y a partir de los 70 años afecta al 72%, según datos del IMS. La relación de la disfunción eréctil con la edad no es sólo un factor senil sino que depende de la coexistencia de otros factores que también van ligados al estilo de vida. Estos factores son la hipertensión, alteraciones de los lípidos plasmáticos, diabetes, obesidad y el aumento de la masa grasa, principalmente abdominal, por tanto,  “Para prevenir la aparición y mejorar este trastorno es fundamental llevar una dieta sana (dieta mediterránea) practicar ejercicio y mantener un peso saludable”, asegura por su parte la doctora Josefina Olivares, endocrinóloga de la Unidad de Nutrición Salud-10, especializada en  Metabolismo y Nutrición para la salud. La dieta mediterránea, rica en antioxidantes y micronutrientes,  previene y reduce la arteriosclerosis, entre ellas las arterias helicinas del pene Una investigación publicada en agosto en la revista American Journal of Physiology permitió concluir cómo “la práctica de ejercicio podía ser un medio práctico para la prevención de la disfunción eréctil inducida por la dieta”. Otro trabajo publicado el pasado julio en la revista The Journal of Sexual Medicine demostró como 200 minutos de ejercicio aeróbico a la semana producían una mejora en  los niveles de testosterona, el peso y disminución de la masa grasa, y por tanto, mejora en la función sexual.

 

Diagnóstico y tratamiento

Se considera disfunción eréctil o impotencia sexual “cuando hay fracasos en el coito en más de un 50% de las tentativas, es decir, cuando no se consigue una erección suficiente para iniciar, mantener y terminar una relación sexual con penetración, satisfactoria para ambos miembros de la pareja”, indica el doctor Rosselló. Para su diagnóstico, se requiere de “un estudio multidisciplinario que abarca una minuciosa historia clínica para detectar factores de riesgo físicos pero también psicológicos o mixtos, realizado por un profesional experto en medicina sexual o andrología que determinará el tratamiento adecuado para cada paciente”, añade. Una de las pruebas necesarias son los test vasculares con los que se mide la rigidez. El IMS es pionero en el uso de un test rápido e indoloro que muestra la rigidez axial del paciente, el androerectest, con el fin de evaluar el grado de insuficiencia circulatoria peneana. “Se trata de un monitor de calidad eréctil, útil tanto en el diagnóstico como a la monitorización del tratamiento, y que se realiza en el domicilio del paciente”, asegura este especialista. 

En torno al 30% de los pacientes con disfunción eréctil no responden a fármacos, según datos del IMS. Son la solución más publicitada y por tanto la más conocida, pero si se toman sin indicación médica pueden fracasar o incluso provocar un riesgo serio al paciente. En algunos casos, se pueden utilizar “estimulantes hormonales, aparatos de vacío, inyecciones con sustancias vasoactivas”, enumera el doctor Rosselló. Los aparatos de vacío provocan una erección mediante la succión producida en el tubo de vacío, mientras que las sustancias vasoactivas a través de la uretra, o las inyecciones intracavernosas, provocan una erección prácticamente instantánea. 

También es común recurrir al implante de prótesis de pene en casos de disfunción eréctil resistente a fármacos o aquella que aparece como consecuencia de un cirugía por cáncer de colon, de próstata, etc., o por traumatismos perineales. “Consiste en la colocación de unos cilindros de un material biocompatible de estructura anatómica dentro de los cuerpos cavernosos del pene, que consiguen replican  la rigidez necesaria para una buena relación sexual”, concluye. 

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   

No hay próximas convocatorias
Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.