Farmanews.com

Notas de Prensa  

Distribución Farmacéutica. 04 de diciembre de 2013

Uso de las unidades logísticas en el aprovisionamiento de la distribución farmacéutica

Dentro del marco de reducción de costes en los que cualquier empresa se ve sometida en la actualidad, reducir el capital circulante se ha convertido para algunas distribuidoras farmacéuticas en un elemento clave. En el mundo del aprovisionamiento y la gestión de los stocks, uno de los factores que determinan el crecimiento de la obsolescencia y la generación de exceso de stock son las unidades logísticas empleadas. Este artículo mostrará cuales son los principales errores que se cometen con el uso de las unidades logísticas dentro del aprovisionamiento, concretamente en el sector de la distribución farmacéutica.

¿Qué son las unidades logísticas?

La unidad logística más pequeña es la propia unidad indivisible del producto y la unidad más grande puede llegar a ser, por ejemplo, el contenedor (pasando por los fajados, las cajas de origen y los palets). La manutención en la cadena de suministro vendrá condicionada directa e indirectamente por la unidad logística con la que se realice. Los costes asociados, el tiempo dedicado así como las condiciones contractuales con los proveedores serán muy diferentes teniendo en cuenta qué unidad se va a usar.

El principal problema existente en el uso de las diferentes unidades logísticas es la tendencia a usar unidades mayores, normalmente unas unidades que facilitan tanto el proceso de compra como el proceso de recepción de los pedidos. Hay muchos factores determinantes en este punto del aprovisionamiento. Pedidos grandes para reducir la frecuencia de los mismos, uso de unidades que faciliten las entradas en los almacenes, la propia capacidad de la entrada en el almacén o la propia eficiencia de este proceso. En innumerables ocasiones, existe la creencia que tener un proceso de aprovisionamiento optimizado significa que las playas de los almacenes estén vacías a final de la jornada. Si se consigue este objetivo, normalmente es a base de usar unidades logísticas cómodas para el proceso de recepción de mercancía. Esto siempre provoca un incremento del stock, los costes financieros del mismo sobrepasan con creces la inversión necesaria para mejorar el proceso de aprovisionamiento y, sobretodo, de recepción de la mercancía en el almacén.

Algunas de las herramientas de optimización del inventario existentes en el mercado ofrecen numerosas soluciones a estas distribuidoras para que puedan decidir de manera ágil y dinámica qué solución adoptar en cada caso.

La pérdida de información

ES quote art farma dic13 2

Los sistemas de optimización de stock anteriormente mencionados, trabajan sobre todas y cada una de las diferentes unidades disponibles para cada artículo y determinan cual es la unidad más conveniente a pedir en cada ocasión. De esta manera, facilitan una herramienta determinante que les ayuda a determinar cómo y dónde quieren invertir los costes del proceso de aprovisionamiento y recepción.

La unidad óptima
La EOQ o la cantidad económica de compra es aquella cantidad a pedir que optimiza tanto los costes de pedido como los costes de posesión. Para poder calcular esta cantidad, es necesario saber qué porcentaje de los costes de posesión recae sobre cada artículo y el coste de realización del propio pedido. La cantidad que minimiza ambos costes será la cantidad óptima.


ES grafico EOQPor otro lado, el criterio de elección de la unidad logística más usada en el sector es la cobertura de stock. Esto representa otra ventaja competitiva para las empresas que cuentan con estas soluciones mencionadas. Disponer de unas previsiones de venta fiables en más de un 90% les permite determinar qué cobertura de stock pueden ofrecer por cada una de las unidades logísticas que ofrece el proveedor. Si se conocen las coberturas de cada una de las unidades logísticas mediante las previsiones de demanda, se puede simular qué cantidad de sobre stock existirá en función de qué unidad se use, pudiéndolo cotejar con los costes de los procesos tanto de compra como de recepción. De esta manera, se dispone de la capacidad analítica necesaria para evaluar ambos escenarios, pudiendo evaluar la decisión a tomar en función de las necesidades. Aumentar la frecuencia de los pedidos con unidades logísticas pequeñas puede saturar las entradas de los almacenes provocando tapones y roturas de stock. En cambio, aumentar la frecuencia de los pedidos a consecuencia de usar unidades logísticas más grandes, facilita las entradas en los almacenes en detrimento de una subida de stock. Es preferible tener un menor stock invirtiendo el ahorro en costes en la mejora continua de los procesos de aprovisionamiento y recepción de mercancía, dando agilidad al stock y valor añadido a los recursos y procesos directamente relacionados.

Los pequeños detalles

Arnau Peris es consultor sénior de Slimstock. Cuenta con más de 5 años de experiencia en implantaciones de Slim4, la herramienta líder de previsión de la demanda y optimización de inventarios.

En el sector farmacéutico ha sido responsable de proyectos de implantación en empresas como Federació Farmacéutica, Cooperativa Farmacéutica del Noroeste, Cooperativa Farmacéutica Gallega, Cooperativa Farmacéutica Leonesa, Cooperativa Farmacéutica de Zamora y Valladolid y Cooperativa farmacéutica Abulense.

www.twitter.com/ArnauSlimstock

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.