Farmanews.com

Notas de Prensa  

Neumología. 23 de diciembre de 2013

Neumólogos y Cirujanos Torácicos apoyan que el Gobierno tome medidas sobre el cigarrillo electrónico

Entre el 1 y el 10% de los fumadores de EEUU y Europa son fumadores habituales de Cigarrillos Electrónicos.

Un 20% de los jóvenes han utilizado el cigarrillos electrónicos y entre un 3% - 5% de jóvenes no fumadores lo han utilizado en alguna ocasión.

Para SEPAR considerar el cigarrillo producto sanitario garantizaría su calidad así como propiciaría la realización de estudios exhaustivos sobre sus ventajas y desventajas.
La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) respalda al Gobierno de España en su intención de regular el uso del cigarrillo electrónico. Al mismo tiempo, SEPAR considera que es importante seguir avanzando en su regulación como producto medicamentoso. “SEPAR considera que, ante las dudas que plantea la formulación de los cigarrillos electrónicos, su regulación como medicamento facilitaría que se evaluara de forma científica la eficacia y la seguridad de uso del producto y obligaría a que su producción estuviera sometida a intensos controles de calidad. De esta forma los riesgos que se han detectado en cuanto a la toxicidad provocada por falta de control de los componentes de los líquidos o por manejo inadecuado de las distintas partes de CE, podrían ser evitados”, explica la Dra. Pilar de Lucas, presidenta de SEPAR. Según el Dr. Segismundo Solano, coordinador del Área de Tabaquismo de SEPAR, si los cigarrillos electrónicos son regulados como medicamento se conseguirán tres importantes avances “en primer lugar se controlaría su consumo, dónde y cómo, en segundo lugar se velaría por unos estándares de calidad en su producción y distribución y, en tercer, lugar se facilitaría la investigación científica y médica de este dispositivo que sin duda puede ofrecer ventajas frente al consumo de tabaco tradicional y tiene aspectos que pueden ser positivos en procesos de deshabituación”. Los neumólogos consideran que aún existen importantes vacios de conocimiento en torno al cigarrillo electrónico, por ejemplo en cuanto a los efectos a medio y largo plazo de sus ingredientes. El cigarrillo electrónico contiene diversas sustancias químicas que son vaporizadas y llegan directamente a los pulmones. Por un lado hay que considerar las sustancias que contiene el líquido del cigarrillo electrónico y, por otro lado, las que se producen a consecuencia de su calentamiento y aparecen en el vapor.
 
Las sustancias más habituales en el líquido de los cigarrillos electrónicos son propilenglicol, glicerina y nicotina.”Cabe señalar que algunas marcas no contienen nicotina y que las que la contienen lo hacen en menor porcentaje que en los cigarrillos habituales. El propilenglicol y glicerina son inocuos cuando son utilizados por vía oral. No obstante, cuando son utilizados por vía inhalada, su inocuidad no ha sido claramente demostrada”, explica el Dr. Carlos Jiménez, Director del Programa en Investigación en Tabaquismo de SEPAR.
 
En cuanto al vapor se ha detectado: formaldehido, acetaldehído y acroleínas. Estas sustancias también están presentes en el humo de los cigarrillos manufacturados, aunque en mayor cantidad que en los cigarrillos electrónicos. Por otro lado, también se detectan metales como níquel, cromo y plomo. En el caso del níquel, en niveles más elevados que los detectados en el humo de los cigarrillos. La International Agency for Research on Cancer clasifica a todas estas sustancias como carcinogénicas sin determinar un umbral de seguridad para su consumo.
 
Algunos estudios han encontrado que los cigarrillos electrónicos, tanto los que contienen nicotina como los que no, pueden ayudar a las personas que quieren dejar de fumar y aliviar los síntomas del síndrome de abstinencia e, incluso, su papel como tratamiento en la reducción del daño que provoca el tabaco. No obstante, como explica el Dr. Carlos Jiménez “estos estudios tienen importantes deficiencias metodológicas que no permiten obtener conclusiones fiables y definitivas sobre el uso de los cigarrillos electrónicos como tratamiento para dejar de fumar”. “Además hay que evitar la posibilidad de que la utilización de este tipo de dispositivos disminuya la motivación para dejar de fumar y que la utilización de los mismos influya negativamente en el uso de medicamentos que sí han demostrado ser eficaces para dejar de fumar”, añade el portavoz de SEPAR.
 
Otro problema que presentan los cigarrillos electrónicos es que aunque son utilizados principalmente por fumadores que quieren dejarlo, por fumadores que quieren reducir el consumo o por ex fumadores, un pequeño número de no fumadores utilizan también estos productos. Entre este grupo se encuentra por una parte niños y jóvenes (un 3% -5% de jóvenes no fumadores lo han utilizado en alguna ocasión) y no fumadores que se inician así en el consumo de tabaco.
 
En la opinión del Dr. Carlos Jiménez, la regularización del cigarrillo electrónico como producto medicinal contribuiría a controlar el consumo indiscriminado de los mismos que está teniendo lugar en el momento actual con el consiguiente peligro para que los jóvenes los utilicen como una forma de inicio al consumo del tabaco y para que se dañe la des-normalización del consumo de tabaco en los lugares públicos tan significativa y relevante en España debido a la implementación de la actual normativa que regula el consumo de tabaco.

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   


Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.