Farmanews.com

Notas de Prensa  

Psiquiatría. 28 de agosto de 2008

XXI Congreso ECNP. Neuropsicofarmacología y trastornos mentales: Aproximando la ciencia a la medicina

Del 30 agosto al 3 septiembre 2008
Barcelona, Catalunya
Información adicional para periodistas interesados en asistir al congreso

- Información general para los medios
- Press information and procedures
- Press registraton
- Registration form ECNP press conference
- Scientific highlights
-
Press information and procedures
- Adaptaciones moleculares, asociadas a dependencia etílica, de los circuitos cerebrales neurocognitivos
- Antidepresivos en la prevención del suicidio
- Declaración de consenso del ECNP sobre depresión bipolar
- Los primeros genes del trastorno autista
- Neurogénesis en el cerebro adulto
- Tratamiento con anti-hipertensivos y Alzheimer


La inmensa carga que suponen los trastornos mentales y el sufrimiento que conllevan constituye uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los sistemas sanitarios europeos en la actualidad. Asimismo, este reto viene marcado por el enorme alcance de los trastornos mentales y los ingentes costes que requiere su manejo. Otros factores importantes son el persistente aumento de estas enfermedades debido al envejecimiento de la población, los vertiginosos cambios socioeconómicos a los que asistimos y, por último, las cuantiosas necesidades de tratamiento aún sin cubrir, en combinación con la escasa sensibilización acerca de la existencia de estas enfermedades y su significado. Existe una necesidad imperiosa de mejorar la calidad de vida de aquellos que sufren trastornos mentales y de establecer la importancia de abordar las manifestaciones de la enfermedad, sus causas y tratamiento, desde un enfoque científico.
El European College of Neuropsychopharmacology (ECNP) constituye una plataforma interdisciplinaria única y de amplio alcance que aboga por la investigación translacional con el objetivo de incorporar el nuevo conocimiento sobre los mecanismos básicos de la enfermedad a aplicaciones clínicas y viceversa. Este planteamiento tiene en cuenta el contexto en el que se desarrolla el cuidado de la salud mental. El ECNP disminuye la distancia existente entre investigación básica, ciencia clínica y práctica médica, estableciendo las bases para lograr mejores tratamientos farmacológicos que mejoren la calidad de vida de millones de personas que padecen trastornos mentales.

Salud mental en Europa

Los trastornos mentales y de comportamiento se presentan en sujetos de cualquier edad, procedentes de distintas culturas y grupos de población y constituyen una de las principales causas de incapacidad en el mundo. En la Unión Europea (UE) se estima que más de 80 millones de personas de todas las edades sufren trastornos mentales y más de un tercio de la población de la UE presenta (o ha presentado) al menos un trastorno en los últimos doce meses. Si se tiene en cuenta el riesgo de padecimiento en el transcurso de la vida del individuo, la cifra es aún más elevada con un 50% de población afectada (Wittchen et al., 2005). A menudo, los trastornos mentales se caracterizan por el debut a edades tempranas y una evolución desfavorable de la enfermedad a largo plazo, con efectos adversos en rendimiento escolar y carrera académica, función social y salud somática durante el transcurso 9/7/08 Page 2 of 7 de la vida, a lo que se añade el inmenso sufrimiento de familiares, cónyuges y amistades de los pacientes.
Teniendo en cuenta el alto grado de comorbilidad psiquiátrica, los trastornos mentales más frecuentes en el entorno de la UE son los trastornos de ansiedad, seguidos de la depresión, los trastornos somatoformes y la adicción a sustancias tales como la nicotina, el alcohol y otras drogas (Wittchen & Jacobi, 2005). Por ejemplo, la depresión es la segunda causa más importante de incapacidad y aumenta el riesgo de suicidio que en la UE representa un mayor número de muertes que los accidentes de tráfico, homicidio o VIH Sida (EU 2005). Además, en las últimas décadas se ha producido un aumento notable de los casos de depresión y trastornos relacionados, tales como el ?burn-out?, especialmente entre las mujeres. Esta tendencia parece estar relacionada sobre todo con los cambios sociales que están teniendo lugar a un ritmo vertiginoso, y entre los factores determinantes figuran en primer lugar la desaparición de los roles tradicionales, el aumento del estrés laboral y el desempleo. Asimismo, los actuales cambios demográficos, causados por el envejecimiento poblacional, darán lugar a una prevalencia creciente de enfermedad mental y de trastornos neurológicos con síntomas conductuales y psicológicos típicos, especialmente la demencia y la enfermedad de Parkinson.

La mayor parte de los europeos padecerá un trastorno mental al menos una vez en el transcurso de su vida, y este riesgo seguirá aumentando.

Además del dolor que experimentan los afectados por estos trastornos y sus familiares, la enfermedad mental acarrea sustanciales costes económicos debido a la pérdida de productividad, la incapacidad y los subsidios sociales, así como mayores tasas de morbilidad y mortalidad. En la actualidad, los recursos destinados al cuidado de la salud mental, incluyendo medidas de prevención y promoción de la salud, distan mucho de ser proporcionales a los gastos que suponen los problemas de salud mentales, que se calcula estén en torno a un 3% - 4% del producto interior bruto (OMS 2003; Jané-Llopis & Anderson, 2006). Según un proyecto realizado por ECNP/EBC1 los trastornos mentales en Europa se sitúan a la cabeza de los costes económicos directos e indirectos relacionados con la salud, alcanzando un total de más de 290 mil millones de euros (Wittchen et al., 2005). A diferencia de las enfermedades somáticas, con costes directos muy elevados, los trastornos mentales generan costes directos relativamente bajos y costes indirectos ingentes, sobre todo debido a la pérdida de productividad que se produce como consecuencia de la enfermedad, ej. días no trabajados por incapacidad, jubilación o muerte prematura. Además, cuando no se diagnostican y tratan las enfermedades mentales, el tratamiento de las enfermedades somáticas concomitantes es, en general, menos eficaz y por tanto más costoso.
Datos recientes demuestran de forma consistente que existe un nexo entre todos los trastornos mentales y unas tasas de tratamiento por lo general muy bajas: según un estudio epidemiológico con más de 150.000 sujetos de 16 países europeos, sólo el 26% de todos los pacientes recibió atención sanitaria profesional en algún momento (Wittchen & Jacobi, 2005). Es mas, según un reciente estudio realizado a escala mundial, con 84.850 adultos de 17 países y situaciones económicas diversas, al menos dos tercios de los sujetos con enfermedad mental no reciben tratamiento en los países incluidos en el estudio. En Europa, un 74% de los enfermos mentales no recibe tratamiento, comparado con tan solo un 8% en el caso de diabéticos sin tratar (Wittchen & Jacobi 2005; Wang et al., 2007; Thornicroft 2007). En la mayoría de los casos, el tratamiento se instaura tarde, tras muchos años de enfermedad, cuando ya se han presentado complicaciones graves y, entre los que reciben tratamiento, rara vez representa la terapéutica adecuada.
En adolescentes y jóvenes adultos sobre todo, la inmensa mayoría de los trastornos cerebrales no recibe tratamiento.
Debido al alcance del problema y a los ingentes gastos que comportan los trastornos mentales, últimamente se ha registrado un creciente interés por parte de políticos y expertos en salud pública de muchos países. Sin lugar a dudas, los trastornos mentales requieren de una acción concertada a varios niveles que abarque desde la investigación sobre los factores determinantes y de riesgo en la enfermedad, programas sistemáticos que diluciden los beneficios que conlleva las medidas preventivas y la intervención temprana, más financiación para la investigación básica y clínica, así como una mejor formación y educación medica.
Debido a que la investigación llevada a cabo recientemente ha logrado identificar y desarrollar intervenciones efectivas, y se han mejorado los tratamientos disponibles, la intervención terapéutica temprana cobra creciente importancia debido a sus beneficios potenciales. Ahora más que nunca, todo el apoyo que se preste a la salud mental tendrá un impacto positivo, dando lugar a mejores cuidados.
Concienciar a la ciudadanía, a médicos, políticos y a los que toman las decisiones en materia de las enfermedades mentales es cuestión de suma urgencia. Se deben realizar todos los esfuerzos para erradicar el estigma y la discriminación asociados a estos trastornos.

European College of Neuropsychopharmacology (ECNP)
La Sociedad Europea de Neuropsicofarmacología (ECNP en sus siglas en ingles) es una entidad científica sin ánimo de lucro fundada en 1987 por iniciativa de la comunidad de investigadores y médicos que desarrollan su labor en Europa en el campo de la neuropsicofarmacología y otras disciplinas relacionadas. La ECNP es fuente de progreso científico y promociona el desarrollo de la práctica médica en los ámbitos de la psiquiatría y la neurología. La ECNP ha asumido la tarea de reunir a investigadores clínicos y básicos para debatir e intercambiar ideas y experiencia en neuropsicofarmacología con el propósito de mejorar la calidad de la investigación y del tratamiento en este campo. Uno de los principales objetivos el nuevo conocimiento derivado de la cinvestigación preclínica (neuroquímica, diagnóstico por la imagen y genética) e incorporarla al diseño de investigación terapéutica, práctica clínica y políticas de intervención.
La función principal de la ECNP es promover la investigación y la formación:
o En el campo de la investigación, la ECNP tiene como objetivo brindar a los investigadores la oportunidad de establecer comunicación interdisciplinaria a través de sus reuniones científicas periódicas, así como promover la aplicación de un amplio abanico de disciplinas científicas al estudio de los efectos que sobre la función cerebral y el comportamiento tienen los fármacos con el fin de mejorar nuestra comprensión de los trastornos mentales y su tratamiento.
o En cuanto a formación, los objetivos de la ECNP son animar a jóvenes científicos a que emprendan una carrera de investigación en neuropsicofarmacología, fomentar el nuevo conocimiento sobre trastornos mentales y del comportamiento y proporcionar información actualizada acerca de su tratamiento farmacológico. Por todo ello, los científicos jóvenes siempre están en el punto de mira de las actividades científicas de la ECNP.
El papel de la neuropsicofarmacología y la ECNP
La neuropsicofarmacología mejora la conexión entre la neurociencia básica y el tratamiento de enfermedades neurológicas y psiquiátricas. Su objetivo es entender las bases biológicas que explican la alteración de las emociones, los procesos de pensamiento y los complejos estados mentales que acompañan a la enfermedad mental. A nivel práctico, su objetivo es desarrollar moléculas terapéuticas específicas para regular los mecanismos biológicos de los trastornos mentales, es decir las interacciones neuronales que dan lugar a esos trastornos. Con este propósito, la neuropsicofarmacología investiga el efecto selectivo de fármacos sobre el sistema nervioso central (SNC) y su aplicación para tratar, de un modo más racional y empírico, trastornos como la ansiedad, episodios maníacos, depresión, esquizofrenia, demencia, así como trastornos neurológicos y adicciones.
La interacción de las células nerviosas (neuronas) que subyace a las funciones mentales más complejas como el pensamiento, el aprendizaje, la memoria o la emoción viene mediada por un gran número de neurotransmisores y neuromoduladores químicos. La alteración de la función neurotransmisora se considera la causa principal de los trastornos mentales y de ciertos trastornos neurológicos como las enfermedades de Parkinson o de Alzheimer. A fin de entender mejor la función de los neurotransmisores en la salud y la enfermedad mental, la ECNP ha propiciado la formación de grupos de trabajo interdisciplinarios ? desde la psiquiatría y la neurología a la farmacología y la psicología ? para investigar los mecanismos y funciones cerebrales. Un amplio grupo de profesionales, incluyendo médicos e investigadores, trabajan en técnicas de neuroimagen, cronobiología, neuroquímica, neuroinmunología, genética, biología molecular y epidemiología.
El reto de mayor relevancia en la investigación en neuropsicofarmacología es la comprensión de los mecanismos subyacentes a la función cerebral en estados mentales normales y patológicos.

El apoyo de la ECNP a las actividades de investigación se dirige al desarrollo de nuevos fármacos que actúen sobre receptores específicos dentro de un sistema de neurotransmisión. Estos fármacos deben ser diseñados para poder actuar directamente sobre zonas específicas y de relevancia para la actividad neuronal, consiguiendo así maximizar la eficacia del fármaco para la diana clínica en cuestión, al tiempo que se minimizan los efectos adversos. Desde el punto de vista translacional de la neuropsicofarmacología, los científicos no solo quieren entender el mecanismo de acción de los fármacos utilizados para el tratamiento, sino también utilizar los hallazgos relacionados con el tratamiento farmacológico para profundizar en el conocimiento sobre la patogénesis y fisiopatología de los trastornos subyacentes. En este sentido, un nuevo nivel de integración entre la investigación básica pre-clínica, la neurociencia clínica y la terapia clínica representan un objetivo clave. Este objetivo podría informar y guiar los avances en neuropsicofarmacología para conseguir una nueva generación de tratamientos prometedores para el manejo de los trastornos mentales. La investigación presentada en los Congresos de la ECNP celebrados hasta ahora ha logrado optimizar el tratamiento de sujetos con trastornos mentales desde el autismo a las adicciones, pasando por la enfermedad de Alzheimer, los trastornos que afectan al estado de ánimo, psicosis y esquizofrenia.
La ECNP hace énfasis en la relevancia de comprender los hallazgos de la investigación básica para tratar los síntomas y la enfermedad de los pacientes, así como en identificar y probar fármacos prometedores basados en mecanismos de acción novedosos. De este modo, la ECNP abre el camino para lograr mejores tratamientos farmacológicos que puedan beneficiar a millones de personas que padecen trastornos mentales, mejorando su calidad de vida.

XXI Congreso de la ECNP, Barcelona, Catalunya (España)
Del 30 de agosto al 3 de septiembre de 2008, se reunirán en Barcelona más de 6.500 científicos en neurociencia, psiquiatras, psicólogos y profesionales procedentes de todo el mundo para asistir al XXI Congreso de la ECNP. El programa no solo presentará los últimos hallazgos e hitos en neuropsicofarmacología y materias afines, tanto en el entornos clínico como pre-clínico, sino que además abarcará los distintos aspectos relacionados con la farmacoterapia de los trastornos cerebrales y los beneficios que comportan para aquellos que padecen trastornos psiquiátricos y neurológicos en cuanto a mejorar su calidad de vida se refiere. Se espera que el Congreso de la ECNP estimule el debate entorno a cómo poner en práctica los nuevos conocimientos y los abordajes terapéuticos más efectivos, teniendo en cuenta además el actual trasfondo económico de la terapia. Además, esta reunión científica de alto nivel ? la mayor de su clase en Europa ? abordará la repercusión de los actuales cambios sociales, económicos y culturales sobre el cuidado de la salud mental, por ejemplo la neuroética, los efectos de la migración, etc.
Temas destacados del XXI Congreso de la ECNP
El exhaustivo programa del Congreso de la ECNP incluye más de 100 temas que serán presentados por más de 600 expertos. Los más destacados son:
? Antidepresivos en general y en la prevención del suicidio
? Neurogénesis en el cerebro adulto: relación con el estrés y la depresión
? Declaración de consenso del ECNP sobre depresión bipolar
? Los primeros genes relacionados con el autismo
? Tratamiento con anti-hipertensivos y su efeto sobre la función cognitiva en la enfermedad de Alzheimer
? Adaptaciones moleculares, asociadas a dependencia etílica, de los circuitos cerebrales neurocognitivos
Además, las conferencias magistrales, simposios y reuniones de formación desvelarán los últimos hallazgos de vanguardia y las perspectivas de futuro en los campos de la depresión, trastornos afectivos bipolares, esquizofrenia, demencia, trastornos de ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo, drogas y adicción, autismo, prevención del suicidio y neurociencia básica, teniendo en cuenta además los retos y consecuencias que para los cuidados de la salud mental comporta el actual entorno de cambios socioeconómicos. Se hará hincapié en mensajes claros que puedan ser incorporados fácilmente a la práctica clínica por profesionales médicos.
La ECNP se complace en presentar el informe de la Reunión de Consenso ECNP 2007 sobre ?depresión bipolar?. A través de sus reuniones de consenso sobre temas específicos, el objetivo de la ECNP es facilitar el diálogo entre las autoridades reguladoras europeas, la comunidad científica y la indústria farmacéutica, a fin de alcanzar una política común en el ámbito de la neuropsicofarmacología.
La ECNP ha recibido más de 800 artículos para su presentación en formato póster, de los cuales 744 han sido aceptados para presentación, ilustrando en todos los casos la emocionante tarea investigadora de científicos noveles.
La ECNP se propone que este XXI Congreso ponga de relieve la contribución de la neuropsicofarmacología a la práctica médica, ayudándonos a todos a realzar la sensibilización acerca de los trastornos mentales tanto entre profesionales como entre el público.

Bibliografía

1 ECNP: European College of Neuropsychopharmacology, EBC: European Brain Council

- [EU 2005] Green Paper Improving the Mental Health of the population. Towards a strategy on mental health for the European Union. http://europa.eu.int/comm/health/ph_determinants/life_style/mental/green_paper/consultation_en.htm - Jané-Llopis, E; Anderson P (Eds.) Mental health promotion and mental disorder prevention across European Member States. Luxembourg: European Communities, 2006.
- Thornicroft G. Most people with mental illness are not treated. Lancet 2007;370:807-808.
- Wang PS, Aquilar-Gaxiola S, Alonso J, et al. Use of mental health services for anxiety, mood, and substance disorders in 17 countries in the WHO world mental health surveys. Lancet 2007; 370:841- 850.
- [WHO 2003] Investing in Mental Health. Geneva: World Health Organisation, 2003.
- Wittchen H.-U., Jönnson B., Olesen J. Towards a better understanding of the size and burden and cost of brain disorders in Europe. European Neuropsychopharmacology 15, 2005, 355-356.
- Wittchen H.U. & Jacobi F. Size and burden of mental disorders in Europe ? A critical review and appraisal of 27 studies. European Neuropsychopharmacology 15, 2005, 357-376.

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   



Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2017, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.