Farmanews.com

Notas de Prensa  

Reproducción asistida. 24 de mayo de 2018
Valencia, 24 de mayo de 2018

El estudio de la infertilidad de origen masculino adquiere protagonismo en el 32º Congreso de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF)

  • Dos de los tres trabajos finalistas sobre investigación básica trataban el tema de la esterilidad masculina
  • La clínica de reproducción asistida valenciana CREA ha sido galardonada con el primer premio al mejor trabajo científico
  • El Área Media de la Cabeza Espermática, nuevo predictor de éxito para los tratamientos de reproducción asistida

Durante el trigésimo segundo Congreso Nacional de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), celebrado en Madrid durante los pasados 16, 17 y 18 de mayo, el valenciano centro de reproducción asistida CREA fue galardonado con el primer premio al mejor trabajo científico de entre los cientos de investigaciones presentadas.

El sábado, 18 de mayo, el Comité Organizador del congreso decidió otorgar el primer premio al trabajo titulado “El Área Media de la Cabeza Espermática de una muestra de semen es más predictiva de FISH alterado que el recuento o la morfología espermática”, una investigación desarrollada por los especialistas del Departamento de Andrología de CREA, firmada por Juan Bataller Sánchez, coordinador del laboratorio de Andrología de CREA, y presentada en el citado congreso por el Dr. Miguel Ruíz Jorro, codirector de CREA y director del Departamento de Andrología Reproductiva del centro.

El Área Media de la Cabeza Espermática, nuevo predictor de éxito en los tratamientos de reproducción asistida

El Área Media de la Cabeza Espermática (ASHA, por sus siglas en inglés, Average Sperm Head Area) es un nuevo factor pronóstico de la infertilidad de origen masculino en los tratamientos de reproducción asistida. Se trata de un dato previo a la solicitud de FISH, una prueba que estudia el material genético de los espermatozoides para predecir la sospecha de una espermatogénesis alterada, de un posible fallo de implantación o de los abortos de repetición.

“A través del cálculo del ASHA hemos podido constatar que es un parámetro con mayor capacidad predictiva de FISH alterado que el recuento o la morfología espermática”, explica el Dr. Ruíz Jorro.

Además de la alteración en la espermatogénesis, el resultado del estudio ha demostrado que un ASHA alterado está relacionado con menor probabilidad de parto tras un tratamiento de reproducción asistida. “Siendo conscientes de esto, ante la detección de un ASHA alterado se podría indicar la realización de FISH en espermatozoides para poder ofrecer un tratamiento más específico a cada pareja, adaptándonos a sus necesidades”, agrega el doctor.

El ASHA es un valor objetivo que se obtiene al realizar la valoración la morfología espermática mediante analizadores de imagen, también llamados sistemas CASMA (Computer Assisted Sperm Morphometric Analysis). “Este parámetro se había tenido poco en cuenta hasta ahora”, indica el Dr. Ruíz Jorro, “aunque nosotros lo analizamos de rutina desde hace décadas y lo que hemos hecho es relacionarlo con el resultado del FISH realizado a 250 pacientes y 20 donantes fértiles, como grupo control”. De esta población estudiada se ha obtenido un valor de referencia del ASHA a partir del cual se observa una alta probabilidad de FISH alterado y, por tanto, un menor potencial reproductivo, un mayor riesgo de aborto y menor probabilidad de éxito tras tratamiento de reproducción asistida.

“La ventaja de este parámetro es que es una información que se obtiene desde el primer espermiograma y de forma sencilla. Normalmente, se pide un FISH a pacientes que ya acuden tras haberse hecho varios tratamientos de reproducción asistida fallidos o haber tenido dos o más abortos. Ahora, con este nuevo parámetro, solicitamos FISH en espermatozoides en cuanto comprobamos un valor de ASHA elevado, porque más del 70% tendrán el FISH alterado y es una forma de tener esta información antes de que empiecen la clínica”, comenta el doctor.

La interpretación biológica es que una aneuploidía, como ocurre en muchas otras células, puede afectar funcionalmente a las células de la línea espermática, reduciendo su capacidad de condensación del ADN. Esto pasa desapercibido al valorar la morfología de la forma habitual, siendo posible su cuantificación objetiva a través de la medida del área media de la cabeza de los espermatozoides.

Gamma-H2AX: indicador fundamental en casos de fallos de implantación

Otro de los trabajos finalistas fue el relacionado con la integridad del ADN espermático. En los espermatozoides se pueden producir roturas de simple o doble cadena de ADN. Las roturas de simple cadena son, normalmente, reparadas por el óvulo; sin embargo, las roturas de doble cadena son más difíciles de reparar y pueden ocasionar un bloqueo en el desarrollo embrionario por mutaciones y aneuploidías o irregularidades cromosómicas.

Es por ello que el trabajo titulado “Gamma-H2AX identifica más pacientes con daño en el ADN que TUNEL para parejas con fallos de implantación”, fue el segundo de los tres finalistas durante el congreso. Presentada por Antonio Barberá, biólogo del Departamento de Andrología Clínica de CREA, los resultados de esta investigación revelan que Gamma-H2AX es un marcador sensible que identifica y diferencia las roturas de simple y doble cadena del ADN espermático que pueden estar afectando a los espermatozoides en casos de pacientes con fallos de implantación.

A través de este marcador, se puede garantizar mayor seguridad y efectividad en los tratamientos de reproducción asistida que con la técnica convencional TUNEL, el Gold Standard en la detección de roturas del ADN, que no es capaz de diferenciar el tipo de rotura de que se trata y, por tanto, no ayuda a conocer el origen del problema.

“Durante el congreso, se ha logrado suscitar un elevado interés por la investigación sobre los problemas de fertilidad relacionados con el factor masculino. Hasta ahora, el varón había sido considerado actor secundario en los tratamientos de reproducción asistida, aunque la práctica clínica nos ha demostrado que los problemas de fertilidad masculina y femenina son, en el mismo porcentaje de casos, el origen de la dificultad para engendrar un bebé. Gracias a este reconocimiento, los especialistas en infertilidad masculina seguimos investigando y desarrollando herramientas para dar solución al origen de un problema que no siempre tiene que ver con el aparato reproductor masculino con el objetivo de lograr tratamientos de fertilidad cada vez más seguros, sencillos y eficaces”, concluye el Dr. Ruíz Jorro.

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   


Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2018, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.