Farmanews.com

Notas de Prensa  

Nutrición infantil. 20 de septiembre de 2018
Más preocupación por los ingredientes y componentes

¿En qué fijarse al leer las etiquetas de los alimentos infantiles?

Los españoles cada vez son más conscientes y se preocupan más sobre los ingredientes de los productos que consumen, especialmente cuando estos están destinados a la alimentación de sus hijos. Sin embargo, sigue habiendo una gran confusión a la hora de leer los etiquetados debido a un desconocimiento generalizado en materia de nutrición. Ejemplo de ello es que casi un tercio de los padres españoles puntúa sus conocimientos de nutrición por debajo del 4 sobre 10, según un estudio realizado por Danone Nutricia Early Life Nutrition.

Hoy en día los consumidores, especialmente los padres y madres españoles, demandan productos más naturales a la vez que rechazan los azúcares en la misma medida que los conservantes, colorantes y demás añadidos. Según datos de la Mesa de Participación de las Asociaciones de Consumidores, para el consumidor la composición o ingredientes es el segundo elemento más importante de la etiqueta (58%), solo por detrás de la fecha de caducidad (65%), y siendo el contenido en grasas y en azúcares los dos elementos de la información nutricional más valorados. Además, según datos de la misma encuesta, la valoración del lugar de origen ha sido la que mayor crecimiento ha experimentado en el último año[1].

De este modo, leer las etiquetas de ingredientes es fundamental para asegurarnos de que proporcionamos los nutrientes necesarios a nuestro bebé y, por lo contario, evitamos azúcares añadidos, conservantes, sal u otros componentes que no son beneficiosos para su salud. Especialmente en un momento clave como es el momento de empezar a introducir la alimentación complementaria con los primeros cereales según las recomendaciones de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátricas (ESPGHAN, por sus siglas en inglés)[2]. Pero, ¿en qué nos debemos fijar a la hora de escoger los alimentos infantiles?

Cinco consejos a la hora de leer las etiquetas de los alimentos infantiles

-          Fíjate en los nutrientes: opta por alimentos que contengan nutrientes de alta calidad como la fibra, hierro o vitaminas, así como por productos naturales.

-          Alto contenido en fibra: la fibra aporta grandes beneficios a la salud digestiva del bebé ya que evita el molesto estreñimiento, tan común en la primera etapa de la introducción de la alimentación complementaria. Frutas, verduras, legumbres o cereales son ejemplo de alimentos ricos en fibra.

-          Azúcar: es importante conocer el porcentaje de azúcar que contienen los alimentos, especialmente los destinados a los más pequeños. La OMS recomienda reducir la ingesta de azúcares libres para reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles, especialmente para la prevención y al control de las caries dentales y del aumento del peso hasta niveles no saludables.

-          Dextrinados, el azúcar camuflado: muchos envases de alimentos infantiles, especialmente cereales, incluyen la indicación de “sin azúcar” o “sin azúcares añadidos”. Sin embargo, en los ingredientes podemos encontrar cereales dextrinados o hidrolizados. Es decir, carbohidratos originalmente complejos o de cadena larga transformados en carbohidratos simples o de cadena corta, o lo que es lo mismo, azúcares. Para identificarlo, es conveniente fijarse en la tabla nutricional ya que, en caso de contener dextrinados, los valores de azúcar serán superiores a a aquellos que no los contengan.

-          El origen sí importa: especialmente en alimentos como los cereales, que es uno de los primeros alimentos sólidos que se introducen en la alimentación del lactante. Los campos de cereales para bebé y para adulto no son iguales, por lo que es preferible optar por ingredientes que procedan de terrenos cultivados en óptimas condiciones climáticas y que protejan sus características en todo momento. Además, a partir del 1 de abril de 2020, todos los alimentos deberán indicar su procedencia lo que permitirá identificar más fácilmente aquellos productos que, al necesitar condiciones de larga conservación, incluyen potenciadores del sabor- como los azúcares añadidos-, espesantes - como las grasas hidrogenadas-, o estabilizantes - como el aceite de palma-. Además, optar por productos de procedencia europea, también favorece la conservación del medio ambiente, frente a escoger productos que han tenido que ser transportados de otros continentes.


Alminatur, los cereales para bebés de Danone Nutricia Early Life Nutrition

La alimentación complementaria es una etapa muy importante en el crecimiento y desarrollo de los bebés, en la que se introduce nuevos sabores, texturas e ingredientes en su dieta. Los cereales son una de las primeras opciones que se incluyen cuando se quiere empezar a alimentar al bebé con alimentos sólidos. La nueva gama de cereales de Danone Nutricia Early Life Nutrition está destinada a bebés a partir de los 4 meses, siempre bajo recomendación del profesional sanitario, quién decidirá la edad para empezar con la alimentación complementaria según las características y las necesidades de cada bebé. En algunos casos, la alimentación complementaria no se introduce hasta los 6 meses, edad hasta la que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva.

La nueva gama de cereales de Danone Nutricia Early Life Nutrition contiene solo los azúcares presentes en la naturalidad de sus ingredientes. Esto permite ayudar en la transición a la alimentación complementaria sin acostumbrar el paladar al dulce, pero permitiendo que el bebé experimente y distinga los diferentes sabores y textura de los cereales gracias a su naturalidad.

Todos los ingredientes de Alminatur son de procedencia 100% europea y son cultivados en áreas especialmente indicadas para el cultivo de cereales para bebés, bajo óptimas condiciones climáticas y escogidos bajo reglas de selección muy cuidadosas. Además, se siguen estrictos controles de seguridad y calidad desde la cosecha hasta el almacenamiento, incluyendo el procesamiento posterior, para así mantener sus características íntegras. Sin azúcares añadidos, sin colorantes ni conservantes, sin sal, sin aceite palma y sin trazas de leche[3], Alminatur es una fuente natural de fibra y fácil de preparar tanto en plato como en biberón, para que el bebé disfrute de los cereales como más le guste, añadiendo más o menos cucharadas según la consistencia que se desee y siempre siguiendo la recomendación del pediatra.

 

REFERENCIAS

[1] Encuesta de hábitos de consumo de 2017, disponible en: http://www.consumo-ccu.es/informes/encuestaHabitosConsumo.pdf

[2] Agostini C et al J Pediatr Gastroente8OCUrol Nutr. 2008 Jan;46(1):99-110.

[3] Excepto las variedades de Crema de Arroz y Multicereales con Plátano

Subir  

Subir notas de prensa y convocatorias

Próximas convocatorias   


Ver todas

Especialidades  

Busca notas de prensa por especialidad médica o enfermedad.



Ver todas

Archivo  

Busca notas de prensa por su fecha de edición.

  Selecciona el año


Copyright © 2018, Farmavet, S.L. Todos los derechos reservados.