Notas de prensa

Se estima que el 10% de la población desarrollará casos de otitis externa alguna vez en su vida

Con la llegada del verano, los baños en la piscina y la playa son más frecuentes y, en muchos casos, pueden ir acompañados de afecciones propias de esta época, como la otitis externa. Los expertos insisten en la importancia de aprender a detectar los signos de alarma para evitar que esta pueda derivar en casos de pérdida auditiva. 

La combinación del agua y el calor, propia del verano y de los baños en las piscinas, trae consigo la aparición de una serie de complicaciones relacionadas con el oído, entre las que destacan las otitis externas. Las cifras revelan que el 84% de este tipo de otitis, también conocida como “otitis del nadador”, alcanza su mayor incidencia durante esta época del año .

La otitis externa es una afección frecuente que puede darse en todos los grupos de edad, siendo poco habitual entre menores de 2 años y alcanzando su punto máximo entre los 7-14 años, puesto que las visitas a las piscinas son más frecuentes. Así, se estima que el 10% de la población la desarrollará alguna vez a lo largo de su vida, y el 95% de los casos serán agudos1. 

Entre las causas más habituales, cabe destacar la transmisión de bacterias u hongos que se encuentran en el agua y que entran en contacto con el conducto auditivo al sumergir la cabeza durante un largo periodo de tiempo. En casos más leves, la piel interna del oído se muestra rojiza y el paciente nota cierto dolor, que puede ir acompañado de la aparición de un líquido claro. En casos más graves, las molestias en el oído son mayores, la zona rojiza intensifica su color y se puede producir una ligera pérdida auditiva. 

“Es importante tener en cuenta que, en el mar, la presencia de algas, arena y cuerpos extraños que puedan ingresar en el oído favorece la formación de cerumen y la creación de tapones que aumentan el crecimiento bacteriano responsable de la otitis. En el caso de las piscinas, la concentración excesiva de cloro y un PH inadecuado favorecen la inflamación del conducto auditivo. No obstante, en cualquiera de los casos, si los baños son prolongados y hay un exceso de humedad en el oído externo que no se seca, también podría provocar una otitis”, comenta Julio Rodrigo Dacosta, director general de MED-EL España y Portugal.


Factores de riesgo y signos de alarma 

Hay una serie de factores de riesgo que favorecen la aparición de otitis externa durante la temporada estival, tales como la humedad ambiental, temperatura elevada, sudoración excesiva, contaminación de las aguas o ausencia de cerumen en el conducto auditivo por limpieza excesiva del mismo. 

Por ello, es importante aprender a detectar los signos de alarma, tales como la picazón o la sensación de tener la oreja taponada, puesto que, en el peor de los casos, puede llegar a producir pérdida auditiva, ya que tal y como señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi el 60% de las pérdidas auditivas en niños se debe a esta causa.

Es posible oír con una infección de oído

Cuando la otitis tiene un nivel avanzado y causa pérdida auditiva en el paciente, es necesario evaluar la posibilidad de utilizar un dispositivo auditivo. En este sentido, la tecnología de ADHEAR ofrece una solución a la pérdida auditiva conductiva sin necesidad de someterse a una cirugía, sin necesidad de aplicar presión sobre la piel y con un manejo excepcionalmente sencillo. Gracias a este sistema único de fijación ADHEAR permanece situado en una posición óptima que permite un acceso constante al mundo del sonido.  

“El procesador de audio capta las ondas del sonido, las convierte en vibraciones y las transmite al hueso a través de un avanzado adaptador adhesivo situado detrás de la oreja. A partir de ahí, el hueso transfiere las vibraciones, a través del cráneo, al oído interno, donde son procesadas como un sonido normal. La audición por conducción ósea puede ser la opción más adecuada para las personas con pérdida auditiva provocada por problemas en el tímpano, el canal auditivo o el oído medio”, concluye Julio Rodrigo Dacosta.  


Cinco claves para prevenir la otitis externa

1.       El oído se limpia solo. No se deben utilizar los dedos, toallas, bastoncillos ni otros dispositivos para limpiar su interior. 

2.       Utilizar tapones para los oídos diseñados para nadar.

3.       Usar gorro de baño.

4.       Evitar piscinas sin depurar o sitios con aguas estancadas, puesto que son lugares donde proliferan las bacterias.

5.       A modo de prevención, deben secarse los oídos después de nadar, utilizar secadores a baja potencia y a 30 cm de distancia.

Destacadas

  • Nutricia impulsa la formación a médicos de familia sobre el deterioro cognitivo leve

    Ariana del Río García

    Nutricia impulsa la formación a médicos de familia sobre el deterioro cognitivo leve

    Leer más
  • Se presenta el primer análisis provisional del estudio PROSPER con mogamulizumab en pacientes con LCCT

    Ariana del Río García

    Se presenta el primer análisis provisional del estudio PROSPER con mogamulizumab en pacientes con LCCT

    Leer más
  • Roche revela su última innovación para la monitorización continua de glucosa (MCG) con capacidades predictivas en el 35º Congreso de la Sociedad Española de Diabetes (SED)

    Verónica SF

    Roche revela su última innovación para la monitorización continua de glucosa (MCG) con capacidades predictivas en el 35º Congreso de la Sociedad Española de Diabetes (SED)

    Leer más

Newsletter

Suscríbete para conocer las novedades del mundo farmacéutico y sanitario.

¿Qué es?

FarmaNews pone a disposición de los medios y departamentos de comunicación, un canal para publicar notas de prensa y convocatorias del mundo sanitario y farmacéutico.

Contacto

C/ Pau Clarís, 21, local 2
08780, Pallejà, Barcelona